Despliega el menú
Zaragoza

La campaña en el yacimiento de Sofuentes revela que hubo una ciudad de más de 80 hectáreas

En las prospecciones en Cabeza Ladrero, cuya primera fase concluirá esta semana, han participado once personas.

Los trabajos de la primera campaña de prospección arqueológica en el yacimiento de Cabeza Ladrero, ubicado en la pedanía de Sofuentes, dependiente de Sos del Rey Católico, están a punto de concluir. El doctor en Historia, arqueólogo y especialista en epigrafía latina, Ángel Jordán, lidera un equipo integrado por quince especialistas en distintos campos que comenzó los trabajos sobre el terreno a principios de septiembre.

La recogida de materiales en superficie ha revelado la existencia de una ciudad que alcanzó una extensión que supera las 80 hectáreas. Después se realizarán pequeños sondeos que proporcionarán información cronológica "y nos permitirán obtener muestras, para que nuestros técnicos de laboratorio comiencen a reconstruir el paisaje antiguo que existió en la zona", explica Jordán. Se intentará localizar, además, alguna de las infraestructuras que utilizarían los habitantes de una ciudad de esta importancia que contó con dos villas próximas y seis enclaves más de población de menor tamaño en su entorno.

Aunque se habían localizado restos romanos en toda la zona, el yacimiento ha permanecido sin estudiar hasta el momento. "Se sabía que aquí habían aparecido restos romanos de cierta entidad, como los relieves que están empotrados en el torreón de Sofuentes o las inscripciones que se llevaron al Museo de Zaragoza en los 80, pero no se habían contextualizado. Es más, la imprecisión era tan grande que aspectos tan básicos de cualquier asentamiento humano como su cronología o su extensión se desconocían", dice Jordán.

El balance del trabajo realizado en estos meses no puede ser más positivo. "Está siendo una campaña muy larga y exigente, pero los resultados los tenemos ahí. En septiembre no podíamos decir qué era Cabeza Ladrero ni qué cronología tenía, ahora podemos hablar de una ciudad de 1.200 años de vida, con una ocupación del territorio más cercano muy interesante. Además, tenemos un sistema de trabajo, georefenciando material y fotografiándolo en campo, que normalmente no se hace en prospecciones. Implementarlo y llevarlo a cabo ha sido todo un reto, pero es muy gratificante cuando se ve la información que nos aporta", cuenta Jordán.

El proyecto arqueológico de Cabeza Ladrero plantea un trabajo interdisciplinar que pretende conocer a la sociedad que vivió en la ciudad. "En vez de buscar grandes restos o estructuras monumentales, queremos descubrir a la persona que los ocupó. Eran gente como nosotros, que tuvieron sus ilusiones y sus problemas, pero que siguieron adelante. Queremos conocerles y aprender de ellos", señala el director.

Considera fundamental la relación del equipo con la población del entorno y destaca que Cabeza Ladrero "ya es un proyecto abierto por obras". Hasta ahora han colaborado en las prospecciones once personas. "Disponemos del apoyo del Ayuntamiento de Sofuentes, que nos está ayudando desde el primer momento en todo lo que puede. Los vecinos han establecido con nosotros una relación muy intensa, tanto preguntándonos cuando nos veían volver del campo, como acercándose a indicarnos zonas de trabajo o directamente ayudándonos cuando hemos tenido algún problema", añade Jordán. También han apostado por la difusión de los trabajos en su perfil de Facebook: "Allí pueden seguirnos, ver los avances que vamos teniendo en cada salida al campo y también las nuevas preguntas y dudas que surgen".

Etiquetas
Comentarios