Despliega el menú
Zaragoza

Muestra y degustación de setas para celebrar la feria micológica de Vera

La XII edición de estas jornadas volvió a ser un reclamo para visitantes. Repartieron 200 raciones de un pastel de setas.

Un grupo de aficionados observaba ayer la exposición de setas recogidas en los últimos días.
Un grupo de aficionados observaba ayer la exposición de setas recogidas en los últimos días.
Nora Bermejo

Los aficionados a las setas desafiaron a la lluvia este fin de semana en Vera de Moncayo. El municipio celebraba la duodécima edición organizada por la Sociedad Micológica Moncayo y las setas fueron el principal reclamo para reunir a vecinos y visitantes.

Aunque el mal tiempo trastocó los planes previstos, impidiendo la salida del sábado, las precipitaciones de los últimos días no han sido suficientes para las setas. "Por la escasez de lluvias hemos recogido muy poquito en el Moncayo, hemos tenido que recoger en otros sitios, como Teruel y Soria, aunque a partir de ahora puede que salgan setas, pero no mucha variedad", apuntó el presidente de la Sociedad Micológica Moncayo, Antonio García.

Si las heladas no lo impiden, en el Moncayo se espera rebollón, boletus y tricholoma portentosum. "La calidad de las setas que tenemos aquí no está en todas partes, yo siempre digo que el rebollón de Litago es de los mejores del país", aseguró García.

Dentro de las jornadas, ayer hubo una degustación micológica elaborada por el restaurante El Txoko de Zaragoza en el salón municipal: se ofreció tapa y vino por un euro. "Se han preparado casi 200 raciones de un pastel de setas variadas con una especie de bechamel. El cocinero del restaurante, Miguel, es nuestro mejor micólogo", añadió García.

En el salón también se expusieron las setas recogidas en los últimos días, con un lugar destacado para dos boletus pinícolas. "Son la joya de la corona, tuvimos la suerte de encontrarlas cuando es difícil hacerlo en estos momentos", explicó García. También como complemento, había una muestra de la Diputación de Zaragoza con numerosas vitrinas con setas expuestas, "liofilizadas y tratadas con un barniz especial para que duren siempre", que ayudaron a que la gente "aprenda y conozca las setas de Aragón". Las setas son un valor al alza. "En los pueblos sirven para atraer gente y enseñar a respetar la naturaleza", finalizó el micólogo.

Etiquetas
Comentarios