Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento ingresa por la plusvalía de las compraventas de pisos un 48% más que en 2015

La recaudación por las donaciones también se dispara, mientras que la de las herencias cae un 13%. El Consistorio zaragozano supera ya en 7 millones sus previsiones para todo el ejercicio.

Vista de general de viviendas en Zaragoza capital, con las torres del Pilar al fondo.
El Ayuntamiento ingresa por la plusvalía de las compraventas de pisos un 48% más que en 2015
Guillermo Mestre

La estabilización del sector inmobiliario y el repunte del mercado de las viviendas de segunda mano están propiciando que la recaudación del Ayuntamiento de Zaragoza por el impuesto de la plusvalía siga en máximos históricos. De hecho, pese a que se produce un retroceso del 13,8% en las herencias, el Consistorio ha ingresado a estas alturas del año 7 millones más de lo previsto para todo el ejercicio gracias al tirón de las compraventas, cuya recaudación se dispara un 48%, según datos de la contabilidad municipal a 31 de agosto.

La plusvalía es un impuesto directo que cobran los ayuntamientos cuando se transmite una propiedad inmobiliaria: compraventas, donaciones, herencias, usufructos... Para calcular la cuota, se utiliza el valor catastral del suelo y se tiene en cuenta el tiempo de tenencia del bien.

La revisión catastral de 2013 disparó los valores catastrales y, por lo tanto, este impuesto. No en vano, los ingresos por este tributo subieron ese año de 24,4 millones a 48,7 en plena crisis inmobiliaria. Pero esa tendencia al alza en la plusvalía no se ha detenido. No en vano, el Ayuntamiento cerró octubre con unos ingresos de 59,5 millones, frente a los 52,5 previstos para todo el ejercicio. En el mismo periodo de 2015, se habían recaudado 52,4. Y eso que hasta agosto el número de recibos se había reducido (de 8.070 a 7.475).

Además de los efectos de la revisión catastral, en gran medida la elevada recaudación se produce gracias a las compraventas, que en junio se habían elevado en Aragón un 23,5%. Al cierre del mes de agosto, las ventas de pisos habían supuesto 33,6 millones de euros para el Ayuntamiento en concepto de plusvalía, frente a los 22,6 millones del ejercicio anterior. 10,9 millones más, que suponen un incremento del 48%.

"Hay un movimiento importante de compraventas para reformar y alquilar. El precio de la vivienda parece que no va a bajar, por lo que se convierte en una oportunidad de inversión", explicó la directora general de Economía del Ayuntamiento, Ana Sanromán, que destacó también que los tipos de interés están "en mínimos históricos". De hecho, la evolución del mercado de la vivienda ha supuesto que el Ayuntamiento prevea una recaudación de 65 millones en 2017.

Por otro lado, los incrementos de la DGA de los impuestos sobre las transmisiones patrimoniales y sobre las sucesiones y donaciones propiciaron que a finales de 2015 se disparasen los cambios de propiedad de inmuebles para aprovechar una menor fiscalidad. Esto favoreció un aumento de la recaudación por plusvalía.

No en vano, los ingresos por donaciones se disparan. En agosto de 2015 el Ayuntamiento había recaudado 1,29 millones por este concepto, mientras que en el mismo periodo de 2016 la cifra alcanza los 3,1 millones. Para el PP, el incremento de los ingresos debería haber propiciado que el gobierno de ZEC hubiera rebajado más el tributo en 2017. "La actividad económica mejora pero el gobierno no ha sido capaz de hacer una reforma más ambiciosa y reducir la presión fiscal. Lo que ha hecho es aumentarla", dijo la concejal popular María Navarro.

La subida de la recaudación por compraventas y por donaciones compensa ampliamente el retroceso de los ingresos relacionados con las herencias, que caen un 13,8%. Si al cierre de agosto de 2015 se habían recaudado 18,8 millones de euros, en el mismo mes de 2016 la cifra se queda en 16,2.

En esto tiene algo que ver la ampliación de las bonificaciones que se ha producido para las transmisiones ‘mortis causa’ de vivienda habitual. Pero no es el motivo principal, dado que las plusvalías por herencias que no han tenido bonificaciones también disminuyen: pasan de 16,5 millones a 14,1. En el caso de las herencias bonificadas, el retroceso es mínimo: de 2,3 millones a 2,1(220.338 euros menos).

En 2017 se ha previsto un incremento de esos descuentos fiscales. Los recibos que se generan por herencias de inmuebles con valores catastrales de hasta 100.000 euros tendrán una rebaja del 95%, cuando en 2016 solo podían obtenerla los valores de hasta 50.000.

Etiquetas
Comentarios