Despliega el menú
Zaragoza

Rosana estrena disco en Zaragoza repartiendo abrazos

'En la memoria de la piel' es el título y para la cantante representa su mejor álbum hasta la fecha.

Rosana, emocionada al encontrarse con dos de sus seguidoras más fieles, Concha Castellón y Pilar Navarro.
Rosana, emocionada al encontrarse con dos de sus seguidoras más fieles, Concha Castellón y Pilar Navarro.
Raquel Labodía

A la cantante Rosana los abrazos le dan la vida. El jueves estuvo en la Fnac de Zaragoza y aunque dar abrazos no era el principal motivo de su visita, repartió bastantes más que discos firmó. Y es que así es como ella entiende el cara a cara con sus seguidores: con un abrazo por delante como gran punto de encuentro.

Rosana llegó con su último disco calentito. 'En la memoria de la piel' es el título y para la cantante representa su mejor álbum hasta la fecha. “Nunca hasta ahora había dicho algo así –aseguró contundente–, es el que más tiene que ver conmigo; cuando lo escucho siento que he sacado lo mejor de mí: cada nota, acorde y arreglo es lo que de verdad tenía dentro”.

“Es un disco hecho de cosas comunes que le suceden a todo el mundo en algún momento de su vida”. Amor, desamor, alegría, desasosiego, olvido, esperanza, locura, vacío, desesperanza... Y todo muy a flor de piel. Así lo describieron los primeros fans que hacían cola con ganas de verla.

Desde Salillas de Jalón llegaron Pilar Egido y Agustín Sánchez con sus hijas Lucía y Gloria. Ellos son los cuatro integrantes de la peña Rosana del pueblo. “Las canciones de este disco no es que te pongan los pelos de punta, es que erizan el corazón”, comentó Pilar, encantada de haber inoculado a sus hijas la pasión por la artista.

Las dos niñas fueron las primeras en abalanzarse hacia ella. No fue un abrazo comedido; literalmente se estrujaron, pero eso mismo sucedió con el resto de los fans. Muchos, además, se conocían de haberse visto en otras citas parecidas. Concha Castellón llegó desde Huesca donde tiene, en su casa, un museo dedicado a la cantante canaria. “Se subió por primera vez a los escenarios en 1996, así que guardo de todo: recortes de periódicos de sus conciertos, entradas, camisetas, fotografías, los discos firmados...”.

A su lado, Pilar Navarro, que vino desde Pamplona, se confesó seguidora de la peña de Salillas de Jalón y del museo oscense. Y, entre risas, anunció que ella contaba con sus propias joyas: entradas para los tres primeros conciertos de la gira en Pamplona, Bilbao y Alcalá de Guadaira. De momento, Zaragoza está sin confirmar, pero la cantante se mostró muy confiada en que, “sí o sí”, será una de las plazas que visite.

Por estos derroteros discurrió la firma de discos. Puro sentimiento. “Que el amor es lo que mueve al mundo lo llevamos todos en la piel. Lo que pasa es que al amor, a la música y al aire les pasa lo mismo, que uno no sabe lo que valen hasta que no le tapan la nariz y la boca”. Tan normal como vital y necesario; como respirar, cantar o comer. Así es como Rosana entiende el amor y la vida.

Etiquetas
Comentarios