Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

"Se necesita un acelerón, una acera así es lamentable"

Las máquinas trabajan ya para renovar el pavimento de parte de la avenida de Navarra, una demanda vecinal histórica.

José Luis Zúñiga, en el tramo de acera que se renovará en las próximas semanas.
"Se necesita un acelerón, una acera así es lamentable"
Julián Fallas

La renovación de la acera de la avenida de Navarra ya ha comenzado. Son, según José Luis Zúñiga, presidente de la asociación de vecinos ‘Manuel Viola’ de Las Delicias, unas obras tan necesarias como demandadas, ya que su estado era "verdaderamente lamentable". Los trabajos, iniciados ayer, se centrarán en el tramo comprendido entre las calles de Pilar Sinués y Juan XXIII y durarán unas cuatro semanas.

Pese a ser conscientes de que "la economía del Ayuntamiento es muy mala", los vecinos exigen "imaginación e iniciativa"; un acelerón que permita renovar la totalidad de la avenida en dos o tres años. No en vano, esta es "una de las vías de entrada y salida más importantes de la ciudad".

El "abandono" al que se ha visto sometida se traduce en baches y grietas. "Los días de lluvia se generan muchos charcos", apuntó. Los ciudadanos, y en especial los vecinos de la zona, dicen estar muy enfadados. Sobre todo porque cada vez que se ha parcheado "se ha estropeado más". "Hay que afrontar su renovación en serio", añadió. Este, recordó, era ya un asunto prioritario en 2001. "No quiero culpar solo al Ayuntamiento, es una obra que estaba prevista en el plan del AVE. Hay otras administraciones responsables", argumentó.

El colectivo ha registrado quejas al respecto año tras año. "La situación creaba malestar. La gente paga religiosamente sus impuestos y quiere que su dinero sirva para algo", afirmó, al tiempo que lamentó que el Ayuntamiento no avisase a la asociación de vecinos o a la junta de distrito.

Refuerzos en seguridad

El tramo de acera en cuestión ya tiene renovadas las tuberías de abastecimiento, de 500 y 150 milímetros de diámetro, ambas de fundición dúctil. Fuentes municipales confirmaron ayer que el asfalto de la acera que se demolerá en las próximas semanas presentaba grietas, irregularidades y tramos con mucha pendiente. El presupuesto, unos 60.000 euros, servirá para pavimentar con baldosas de 40x40 centímetros de árido calizo blanco y negro, que tiene "muy buena resistencia al deslizamiento al no ser pulido".

La intención es aportar seguridad al peatón para evitar caídas. El bordillo, que presenta desconchones y otros desperfectos, será sustituido por otro prefabricado de 15x25 centímetros. Asimismo, se mejorará la accesibilidad peatonal al colocar baldosas podotáctiles en los pasos de peatones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión