Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La muestra navideña abrirá el próximo día 2 con el objetivo de superar las 350.000 visitas

El Ayuntamiento saca a concurso por dos años la gestión de la feria, que desplegará unas 40 casetas en la plaza del Pilar. Las atracciones infantiles serán "ecológicas" y se recupera el Árbol de los Deseos.

Operarios municipales ponían ayer las luces en la plaza de Aragón.
La muestra navideña abrirá el próximo día 2 con el objetivo de superar las 350.000 visitas
Oliver Duch

Ayer comenzaron a colocarse las luces de Navidad y en pocos días empezará a instalarse el gigantesco y tradicional belén de la plaza del Pilar. El portal irá acompañado, por noveno año consecutivo, de una feria de adviento, que abrirá sus puertas antes del puente de la Constitución –lo más probable es que sea el viernes 2– con la intención de atraer la atención de más de 350.000 visitantes. El Ayuntamiento acaba de hacer públicos los pliegos para gestionar esta muestra por un periodo de dos años y un importe de salida mínimo de 25.000 euros anuales.

La feria presentará escasas novedades respecto a años anteriores, si bien puede destacarse que se recuperará el llamado Árbol de los Deseos (causó baja en 2015) y que volverán a prohibirse los espectáculos con animales, esto es, los paseos en camello o en burro cederán el testigo a los conocidos como ponies ecológicos, que son de madera y no sufren el pánico o el estrés que se les suponía a los animales.

La muestra navideña estará abierta unos cuarenta días (desde el próximo 2 de diciembre y hasta pasado el día de Reyes) y las casetas que se desplieguen frente al Ayuntamiento serán su atractivo principal. Serán unos 40 puestos artesanos, en los que se vigilará especialmente que los productos que se vendan tengan que ver con la Epifanía y el adviento y que no sean un ‘totum revolutum’ ajeno a la Navidad como ha sucedido otras veces.

Tobogán y patines

Entre las actividades de ocio que regresarán este año destacan la clásica pista de hielo que –presumiblemente– volverá a instalarse frente a la Delegación del Gobierno y el tobogán de trineos neumáticos, que el año pasado estrenaron –inesperadamente– el alcalde y los portavoces municipales deslizándose de forma intrépida por el hielo sintético.

El año pasado fueron unos 10.000 los zaragozanos que se lanzaron por este singular tobogán, mientras que se calcula que la pista de hielo registró algo más de 13.000 valientes dispuestos a hacer piruetas. Ambas actividades tendrán descuentos especiales para grupos, si bien será la concesionaria de la muestra la que decida cuánto cobrar. El único límite impuesto por los pliegos de condiciones es el del precio de los carruseles infantiles –que serán también "sostenibles"– y que no podrán sobrepasar los dos euros por viaje.

La querencia por la ecología no solo se dejará ver en las atracciones sino que también se valorará que en alguna de las casetas se despachen "productos de comercio justo y de proximidad o de ‘kilómetro cero’", se lee en el pliego. El año pasado, por cierto, esta apuesta llegó hasta el propio Nacimiento, en cuya huerta interior varios alumnos de la escuela agrícola municipal sembraron lechugas, acelgas, coles y puerros llegados de Villamayor y Montañana.

Programación cultural

El Belén XXL superó en la edición de 2015 los 218.000 visitantes, gracias a su nueva disposición –aún se desconoce si habrá cambios este año– y a que en las jornadas festivas y en los puentes navideños hizo bastante buen tiempo. Estos dos factores deberían volver a aliarse para superar el objetivo de los 350.000 visitantes, a los que también se tentará con una programación cultural que la empresa concesionaria tendrá que pactar con los técnicos de la sociedad municipal Zaragoza Cultural.

A estos fines se reservan unos 30.000 euros y un par de escenarios que se distribuirán por la plaza del Pilar. El guión de años anteriores señala que el mayor de ellos se colocará junto a la fuente de Goya y acogerá espectáculos de magia, música folclórica o, incluso, la celebración de fin de año con orquesta, confeti, matasuegras y las consabidas uvas.

Se exige que el 80% de los artistas que se contraten para estos espectáculos sean aragoneses, por lo que es previsible que sus actividades se vinculen, por ejemplo, con pasacalles como el de la Tronca de Navidad o que algunos talleres sirvan para calentar motores de la cabalgata de Reyes, como ya se hizo el año pasado con la visita de unos divertidos emisarios de Oriente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión