Despliega el menú
Zaragoza

ZEC trata de impedir el 'outlet' de Torre Village al vetar el comercio minorista en el proyecto

Solo acepta implantar usos industriales y los comercios habituales en la carretera de Logroño. PP, PSOE y Ciudadanos discrepan de la propuesta del Gobierno, que se vota mañana.

Los concejales Pablo Muñoz y Arantza Gracia se reunieron ayer con diversas asociaciones.
ZEC trata de impedir el 'outlet' de Torre Village al vetar el comercio minorista en el proyecto
Daniel Marcos

El gobierno de ZEC quiere frustrar el proyecto de construcción de Torre Village mediante la prohibición de la instalación del ‘outlet’, el principal atractivo de este espacio comercial y de ocio que la empresa Iberebro quiere construir en los suelos de Pikolin de la carretera de Logroño. ZEC solo admite industria, oficinas, hostelería o establecimientos similares a los ya existentes en la zona (muebles, jardinería, bricolaje, vehículos...). Pero rechaza instalar comercio minorista como pretenden los promotores del complejo.

Así figura en la propuesta que ha remitido el propio concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz, a la comisión para su votación mañana. Es una decisión política, dado que ni el gerente ni ningún técnico avala con su firma los argumentos que esgrime el responsable municipal. Muñoz plantea la aprobación definitiva del proyecto, pero con varias prescripciones, entre las que figura la exclusión de una serie de usos comerciales, como los referidos a equipamiento personal, imagen, sonido e informática y juguetes.

Los grupos políticos, que conocieron ayer el expediente, no se posicionaron. PP, PSOE y Ciudadanos se han mostrado a favor de la operación planteada por la empresa, por tratarse de una inversión millonaria y generadora de empleo. Cabe la posibilidad que se presenten enmiendas o una propuesta alternativa, aunque ayer los partidos aún estaban analizando sus opciones.

CHA todavía no ha aclarado qué hará. Hay que tener en cuenta que la empresa había solicitado al Ejecutivo regional, en manos de PSOE y CHA, la declaración de interés autonómico, para agilizar los trámites administrativos. Fuentes de la DGA indicaron que a la espera de la tramitación municipal, no se ha tomado ninguna decisión aún.

"Facultad discrecional"

En la propuesta de acuerdo, Muñoz alude al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que da la posibilidad al Ayuntamiento de denegar un planeamiento de este tipo si los usos comerciales planteados "por su efecto acumulativo, por las especiales características propuestas, o por su situación en relación con la ciudad, pueden producir efectos desfavorables por atracción de implantaciones que serían más propias del tejido urbano residencial".

Muñoz insiste en su escrito en "la facultad discrecional" que tiene el Ayuntamiento ante proyectos en este tipo de suelos, pese a que ya se admitieron los usos comerciales en Puerto Venecia. Sin mencionar el posible agravio comparativo, el concejal reitera que en Zaragoza hay un "superávit comercial", que las tiendas ‘outlet’ o de "saldos y descuentos" afectan al comercio existente, dado que "uno de los factores que más mueven a los consumidores" es el del precio, por encima de otros como "el de cercanía o trato personalizado". Muñoz opina que suelos como los de Pikolin "no se pensaron para implantar centros comerciales", siempre según su criterio, dado que no hay ningún informe técnico de carácter vinculante que avale esta consideración.

Al eliminar el ‘outlet’, el gobierno exime a los promotores de ceder el 10% del aprovechamiento urbanístico al Ayuntamiento. En el caso de haberse aceptado los usos comerciales propuestos sí hubiera sido exigible. El propio Muñoz abrió la posibilidad de que el pleno tumbara su decisión al decir que "en el supuesto de que admitiera el ‘outlet’ les exigiríamos el 10% del aprovechamiento".

Transporte, ruido y dolinas

Por otro lado, entre las prescripciones figura la de la obligatoriedad de implantar un sistema de transporte colectivo,"mediante una línea privada de carácter indefinido", algo a lo que ya se habían comprometido los promotores. El expediente obliga a incorporar aislamiento acústico "eficiente" ante el tráfico rodado, tal y como defendió la Agencia municipal de Medio Ambiente. Además, hace referencia a un informe de Protección Civil, que indica que en la zona existen dolinas, argumento por el que la Federación de Asociaciones de Barrios (FABZ) planteó en sus alegaciones que el terreno no era apto para el centro comercial. Los técnicos aclaran que el citado informe era favorable, dado que los problemas geotécnicos se podían resolver. La FABZ defendió que no se excluyeran unos suelos del ADIF del proyecto, alegación que también rechazan los técnicos.

Etiquetas
Comentarios