Despliega el menú
Zaragoza

El empresario que timó al Ministerio de Industria en Ejea ya estafó al Bilbao Basket

Fue condenado a 3 años de cárcel y dejó 200.000 € de deuda al CAI Zaragoza.

Sergio Castro Lahuerta, en la Audiencia Provincial de Zaragoza en octubre de 2013.
El empresario que timó al Ministerio de Industria en Ejea ya estafó al Bilbao Basket
Oliver Duch

Sergio Juan Castro Lahuerta se encuentra en prisión desde la semana pasada por dedicar supuestamente los 848.000 euros que le concedió el Ministerio de Industria para montar un proyecto empresarial en Ejea de los Caballeros a vivir a todo trapo, cubrir anteriores deudas y aparentar una solvencia inexistente. Otra parte de ese dinero lo destinó a hacer inversiones de biodesel en Ucrania con una sociedad que ha estado involucrada en operaciones de blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado. En concreto, con las actividades del mafioso español Ángel Suárez Flores, conocido con el apelativo de ‘Padrino’, que invirtió 40.000 euros en una de sus sociedades.

Pero también le sirvió para hacer contrataciones fraudulentas de patrocinios deportivos, como con el CAI Zaragoza en la temporada 2011 o después con el Bilbao Basket. Al primero le dejó un agujero de unos 200.000 euros y al segundo de 900.000. En ambos casos a través de su sociedad Uxue Bioenergía y Renovables S. L. La entidad deportiva zaragozana no lo llegó nunca a denunciar por la vía penal, pero la vasca sí y logró de la Audiencia Provincial de Vizcaya una sentencia condenatoria por estafa de tres años de prisión y la devolución del dinero.

Fue en agosto de 2011, tal y como informó la Jefatura Superior de Policía de Aragón el pasado lunes, cuando Sergio Castro, junto a su socio Sergio O. S., percibió del Ministerio de Industria un préstamo de 800.000 euros construir en Ejea unas instalaciones de calderería y soldadura. El dinero debería haberse destinado a comprar terrenos, levantar naves y equiparlas con maquinaria.

Sin embargo, en junio de 2012, al no justificar ninguno de los gastos, Industria inició un procedimiento para conseguir la devolución del dinero. Ese año revocaron el préstamo y les reclamaron los 800.000 euros más 42.769 por intereses de demora. En total, 842.769 euros que nunca han sido restituidos, según la Policía.

La investigación abierta por el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Jefatura Superior permitió averiguar que, poco después de percibir estos fondos, los detenidos traspasaron 473.000 euros a otra sociedad limitada, sin instalaciones ni actividad productiva alguna, que se suponía que iba a invertir en biocombustibles en Ucrania.

Oficina ‘fantasma’

Según la Policía, los fines dados a esos fondos fueron, entre otros, la devolución de préstamos de los socios; adelantos para la compra de acciones o participaciones de diversas sociedades, que no llegaron a materializarse nunca; viajes a Ucrania, compras de equipos informáticos o el pago de un máster a una empleada. Además, alquilaron en la zona centro de Zaragoza una oficina con siete despachos, dos salas de juntas, una sala de ventas, y una de dirección, en la que las trabajadoras contratadas manifestaron a los agentes que no hacían nada, que era una oficina ‘fantasma’, y que el empresario les decía que "estudiaran".

Todo esto iba acompañado de gastos en restaurantes de lujo en los que no tenían problemas en pedir, por ejemplo, botellas de vino de 120 euros, tal y como señalaron a este periódico fuentes jurídicas. Una vez dilapidados los fondos, Sergio Castro Lahuerta y su socio Sergio O. S. desaparecieron dejando impagados a numerosos proveedores y al propio Ministerio de Industria, según explicó la Policía Nacional.

Etiquetas
Comentarios