Despliega el menú
Zaragoza

Los autores de un secuestro exprés admiten el delito y son penados con 2 años de cárcel

Llevaron a la víctima desde Zaragoza a Málaga para obligarle a pagar una deuda de su hermano.

Los dos acusados, ayer en la sala de la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Los autores de un secuestro exprés admiten el delito y son penados con 2 años de cárcel
Oliver Duch

Mohamed Rabiel El Ouhabi y Bilal El Azouzi admitieron ayer ante el tribunal de la Audiencia de Zaragoza que los juzgaba por retención ilegal que el 30 de diciembre de 2015 secuestraron a Abdelaziz L. con el propósito de presionar a su hermano, que vive en Marruecos, para que saldara una deuda. El reconocimiento de los hechos llevó al fiscal a rebajar la petición inicial de prisión de seis años y medio de cárcel para cada uno de ellos por detención ilegal y amenazas, a dos años por el primer delito, y retiró la acusación por el segundo. Los encausados también aceptaron pagar 2.000 euros a la víctima por daños morales.

El secuestro exprés se produjo en la tarde del 30 de diciembre, en la plaza de San Francisco y terminó al día siguiente en Mijas (Málaga) por la intervención del Grupo de Atracos de la Policía Nacional de Zaragoza, que localizaron la vivienda donde le tenían retenido, y funcionarios del Grupo de Crimen Organizado de Fuengirola, que lo liberaron.

Bilal El Azouzi y Mohamed Rabiel, que es primo de la víctima, abordaron a esta cuando caminaba junto al campus universitario y, tras insultarle, le dijeron que tenían que hablar con él de la deuda de su hermano. Tras hablar en una cafetería, le dijeron que le llevaban en coche hasta su casa, a lo que Abdelaziz accedió. Sin embargo, enseguida se dio cuenta de que el Opel Corsa de sus captores estaba saliendo de la ciudad y se encaminaba hacia Madrid. En ese momento, el joven intentó abrir la puerta del turismo para saltar en marcha, pero las puertas estaban bloqueadas.

Luego declararía ante el juez que tuvo que desistir de su intento de huida porque uno de los acusados –Bilal El Azouzi– sacó un cuchillo con el que intentó agredirle. Tras un forcejeo entre ambos, el secuestrado temió por su integridad física y aceptó hacer lo que le pedían.

Durante el viaje, Aldelaziz habló a través de su teléfono móvil con su hermano Ismail –quien pudo oír los gritos de los secuestradores–, y le dijo, con voz que denotaba que estaba asustado, que "arreglara los problemas" con el hermano de Mohamed. La decisión de Ismail y de su otro hermano, Youssef, de comunicar a la Policía lo que estaba pasando permitió que se pusiera en marcha una operación desde Zaragoza que se saldó con la liberación de la víctima el día de Nochevieja.

Gracias a las llamadas a través del móvil, los agentes pudieron localizar la vivienda donde lo tenían retenido. Los acusados y el retenido llegaron a Málaga de madrugada. El joven manifestó después que, una vez allí, no le dejaron salir de la vivienda y que si bien era cierto que no le agredieron y le dejaron tumbarse en un sillón, nunca le dejaron solo para que no pudiera escapar.

El hecho de que no consiguieran su propósito y que el secuestro durara 24 horas sirvió también para que la abogada de la víctima, Carmen Sánchez, aceptara solicitar dos años de prisión y una compensación económica para su representado.

Etiquetas
Comentarios