Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Un paraje amenazado por los vertidos y la erosión

El Ayuntamiento licita un estudio del barranco de Las Almunias para analizar el impacto en el monte del paso de algunas bicis fuera de los caminos.

Imagen de archivo del barranco de Las Almunias, con vertidos ilegales.
Un paraje amenazado por los vertidos y la erosión

Para muchos, a buen seguro, el barranco de Las Almunias sigue siendo un paraje desconocido e inédito. Otros lo utilizan como lugar ideal para hacer deporte y pasear. Este largo aporte ocasional de agua de la margen derecha del Huerva, limítrofe entre Zaragoza y Cadrete, está considerado como uno de los 16 principales ecosistemas a proteger dentro del término municipal de la capital aragonesa. Según los técnicos de Medio Ambiente del Ayuntamiento, permanece en parte degradado y amenazado tanto por los vertidos de escombros que se acumulan en su parte más baja como por la creciente erosión causada por algunas bicis –y al parecer otros vehículos– que circulan fuera de todo camino habilitado.

El Consistorio, por ello, ha dado vía libre al primer estudio específico de las características del barranco y de sus usos, dentro del programa europeo Life, con un coste de 36.800 euros y duración hasta finales de 2017. La empresa que se encargue de analizar los suelos, delimitar su amplia cuenca hidrográfica –que tiene distintos ramales–, la flora y la fauna también deberá hacer un "censo de actividades" que allí se realizan, también las que ayudan a la erosión y desaparición progresiva de su vegetación, dejando el monte ‘desnudo’. "La mayoría de gente es muy respetuosa y los ciclistas cuidan el medio, pero hemos detectado que el tránsito de algunas bicis de montaña fuera de caminos va a más", apunta Montserrat Hernández, jefa de la Unidad Técnica de Gestión Forestal del Ayuntamiento.

"No es para alarmarse, afortunadamente es un paraje grande, pero hay que darlo a conocer, ponerlo en valor y hacer una labor de prevención", añade. Por eso, en el estudio que se haga se propone la instalación de carteles y otros medios para informar al visitante.

Es todo lo que puede hacer el Ayuntamiento, ya que al ser estos terrenos de titularidad privada carece de competencias para establecer prohibiciones y, además, los técnicos del área consideran que eso tampoco sería una solución. "Este paraje es Zona de Especial Protección y Lugar de Interés, por lo que la DGA también podría hacer su propio plan de gestión", apunta Hernández.

Esta parte de los ‘acampos’ del sur de la ciudad conecta la desembocadura del Huerva con la plana de Zaragoza y con ello puede contemplarse "diferente tipo de vegetación típica de la zona, desde monte bajo hasta pino carrasco", añade Hernández. Por eso, el hecho de que las laderas sean de yesos convierten el paraje en algo "frágil", a su juicio, que habría que preservar entre todos.

Por otro lado, el Consistorio precisa que este barranco está dentro de otro plan especial, en este caso de la estepa zaragozana y del suelo no urbanizable del sur de su término municipal, que que está pendiente de aprobación.

Vertidos "de hace años"

Pese a que el año pasado se limpió parte de su desembocadura, el barranco de Las Almunias sigue concentrando a día de hoy una notable cantidad de escombros y vertidos ilegales de residuos de obra y demoliciones, tanto en su ramal principal como en un barranco secundario que pertenece por entero al término de Zaragoza, según apuntan desde el área de Medio Ambiente. Por ello, sus técnicos creen necesario que se vuelva a ejecutar algún contrato como el que permitió deshacerse de parte de ellos (por 30.000 euros) y llevarlos a un vertedero autorizado.

En cualquier caso, fuentes de Medio Ambiente consideran que la cantidad por limpiar es bastante superior a la eliminada durante aquella campaña.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión