Despliega el menú
Zaragoza

¿Quedan residuos de la antigua planta química en La Almozara?

Con motivo del proyecto para construir una nueva torre en la plaza de Europa, varios geólogos, la Gerencia de Urbanismo y la CHE debatieron en una jornada sobre los residuos del barrio.

La vieja fábrica química de La Almozara, en una foto de los años 60.
La vieja fábrica química de La Almozara, en una foto de los años 60.

En 1979 cerró sus puertas tras casi un siglo de actividad la planta de Industrial Química de Zaragoza (IQZ) industria que durante décadas -y todavía hoy- dio el sobrenombre de 'La Química' al barrio de La Almozara.

Este miércoles su recuerdo y sobre todo su herencia volvieron a ser centro de conversación en este barrio zaragozano con motivo de una charla organizada por las dos organizaciones de vecinos del distrito -AA.VV. Ebro y AA.VV. Aljafería- junto con el grupo de estudio Geoforo del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad en la que participaron también representantes de la CHE y la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza.

En la jornada se exploró lo que para algunos vecinos y varios de los ponentes es un problema soterrado: los residuos de metales y contaminantes que la planta disgregó por todo el barrio y que hoy permanecen en el subsuelo. Un asunto del que ya dio parte la CHE en un estudio publicado en 2010 en el que se recogía la presencia de arsénico, antimonio, cadmio, mercurio, selenio y zinc, pero que ahora ha vuelto a la palestra con motivo del proyecto de construcción de una torre de 20 plantas en el solar que queda sin edificar en la Plaza de Europa, en la zona más cercana al Ebro y que, como se comprobó en la última riada, se inunda con asiduidad por la presencia de acuíferos.

Las asociaciones de vecinos del barrio se han opuesto al proyecto desde que reflotara tras estar paralizado durante varios años, alegando problemas estéticos (que se corte la visual con la basílica del Pilar desde algunos puntos) y también medioambientales, por el posible riesgo que, entienden, puede provocar remover un suelo contaminado.

“Mientras estos materiales no tienen contacto con el agua, su movilización es lenta. Se conoce de su presencia porque en obras como la guardería municipal del barrio, el parquin de la Expo o una reciente intervención en la calle de Sierra de Vicor los vuelven a sacar a la luz. Pero es necesario conocer qué procesos y medidas de seguridad se van a seguir en cualquier nueva construcción en entornos cercanos a la ribera y sobre el nivel freático, como es en este caso, para evitar cualquier riesgo de movilización”, explicó Oscar Pueyo, geólogo y profesor de la UZ, quien planteó la necesidad de que “a medio plazo” se desarrolle un Plan Director para descontaminar estos suelos.

El informe emitido por la CHE en 2010 detectaba dos zonas en las que la presencia de estos contaminantes era importante. El primero en la zona del puente del Tercer Milenio, y un segundo debajo y en los alrededores del campo de fútbol del Club Deportivo Ebro, también cerca de la futura ubicación de la torre. Además, también se constató en el entorno de Plaza Europa la existencia de masas de aguas subterráneas con un PH muy ácido. En el mismo informe se prescribía la recomendación de “controlar todas las obras que se realicen” en el futuro.

“Durante años y gracias a los ciclos del río, el Ebro ha ido inyectando agua en estos pozos subterráneos que posteriormente volvían al cauce, donde estos niveles de acidez y la posible contaminación se diluían. El río, por así decirlo, hace una labor de lavado continuo” describió Javier San Román, jefe del Área de Calidad de las Aguas de la CHE, organismo que ya ha emitido un informe sobre la construcción del nuevo edificio para el Ayuntamiento del que adelantó que “habrá que estudiar las medidas que se toman a la hora de extraer aguas mediante bombeo, ver su contaminación, y conocer qué se hace con ellas”.

Por su parte, el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Abadía, quien también acudió a la mesa redonda, señaló que el Ayuntamiento es conocedor de esta problemática y que se tendrá en cuenta a la hora de emitir los permisos correspondientes para que la obra se lleve a cabo en las mejores condiciones, asumiendo que en estos casos las colaboración con la CHE y los geólogos -reconoció que la plantilla de Ayuntamiento no cuenta con ninguno- “es fundamental”.

Etiquetas
Comentarios