Despliega el menú
Zaragoza

El mantenimiento y la limpieza de la ciudad preocupan a la Unión Vecinal Cesaraugusta

José Luis Rivas, presidente de la agrupación desde mayo, se refiere a la movilidad como otro de los temas que más inquietan a las asociaciones.

Acera levantada en una calle de Zaragoza
Acera levantada en una calle de Zaragoza
P. S.

El nuevo presidente de la Unión Vecinal Cesaraugusta tiene muy claros los principales problemas que denuncian la mayoría de las asociaciones de vecinos de Zaragoza. Aceras levantadas con baldosas sueltas o rotas, falta de rebajes en pasos de peatones, el estado del asfaltado de algunas calles o la desatención de los jardines y zonas verdes de la ciudad son algunos de ellos. “Podemos circunscribirlo a obras pendientes, normalmente son temas del día a día que reflejan una carencia en el mantenimiento y en la limpieza de la ciudad que vemos todos y que, en algunos lugares, llega a ser patético”, afirma José Luis Rivas sin querer priorizar unos casos sobre otros, ya que “cada barrio tiene sus reclamaciones y deben tratarse todas por igual”.

El dirigente de la Unión Vecinal, que integra a una treintena de asociaciones, afirma que las quejas son generalizadas tanto en materia de mantenimiento como de limpieza pública. Reparaciones, arreglos y modificaciones en unas calles “que no hay que olvidar que son de todos” son algunas de las palabras que más pronuncia, a la vez que entiende que la “voluntad de actuar por parte del Ayuntamiento existe, lo que falta es dinero”. En su opinión, la resolución de demandas como estas precisan un camino excesivamente burocratizado y los problemas, “que normalmente son antiguos”, se solucionan después de “un periodo de tiempo bastante largo de dejadez y de estudio”.

El pasado 21 de junio, Pedro Santisteve recibió a José Luis Rivas en el primer encuentro del alcalde con el nuevo presidente de la entidad, al que también acudió el directivo saliente Manuel Ortiz. En esta reunión, la Unión Vecinal le hizo llegar por medio de un documento todas las actuales e históricas reivindicaciones, deficiencias y carencias correspondientes a los diferentes barrios y distritos de la ciudad. “El alcalde se mostró colaborador y receptivo, me prometió que se lo leería y que trataría de solucionar algunos temas”, cuenta Rivas, aunque vuelve a matizar que “con la situación económica actual, es muy complicado”.

En ese documento, el tema de la movilidad en la ciudad ocupaba también un espacio importante. La Unión Vecinal Cesaraugusta demanda el desarrollo de un nuevo plan al entender que “con la llegada del tranvía, ha quedado en evidencia que no se han resuelto los problemas de movilidad de Zaragoza. Es necesario replantearse de qué forma este proyecto está afectando al resto de la ciudad porque hay un porcentaje de ciudadanos que, en líneas generales, está contento con el tranvía, pero otro, que en buena medida ha visto empeorada su movilidad”.

En esta materia, el nuevo presidente no quiere pasar de largo por la reciente huelga de autobuses que se extendió hasta el pasado mes de abril y que “ha generado una cicatriz importante entre el Ayuntamiento y la ciudadanía”. “Prácticamente todas las asociaciones se vieron afectadas y las quejas fueron constantes y permanentes”, señala.

Tras dos meses en el cargo, José Luis Rivas reconoce que es “difícil” poder abarcar todos los problemas y demandas de los barrios, ya que son muy diferentes. Si bien, aunque “hay numerosos temas cadentes desde hace mucho años, algunos de ellos se van poco a poco solucionando”. Como ejemplos indica el reciente cambio de dirección de una calle en Casablanca o la instalación de un punto semafórico con paso de cebra para conectar el camino de la Fuente de la Junquera con Valdespartera a través de la carretera N-330.

Etiquetas
Comentarios