Zaragoza

Cae, tras una persecución de la Policía, una banda que actuó con el timo del abrazo

Una de las víctimas se enfrentó a ellos el domingo y resultó herido. Hay dos detenidos y dos mujeres se dieron a la fuga.

La investigación la ha llevado a cabo el Subgrupo de Hurtos de la Policía Nacional
La investigación la ha llevado a cabo el Subgrupo de Hurtos de la Policía Nacional
Heraldo

Domingo 19 de junio, al mediodía. Un médico septuagenario camina despreocupado por el paseo de Sagasta de Zaragoza cuando dos mujeres de buena apariencia y acento extranjero le abordan. Dicen conocerle, le abrazan, se muestran especialmente efusivas y cariñosas. Es solo un truco. Durante la escena, el hombre 'pierde' un reloj de oro valorado en miles de euros.


Fue el último golpe de una banda itinerante de ladrones, que lleva meses causando estragos en las principales ciudades del país, y que este fin de semana hizo escala en la capital aragonesa. Desde el pasado viernes, y en apenas tres días, se hicieron con un valioso botín de joyas y relojes de personas de avanzada edad que fueron víctimas del denominado timo del abrazo. Las comisarías de la ciudad recibieron “numerosas” denuncias por casos similares, según fuentes policiales.


Pero este protagonista anónimo dijo basta. Pese a su edad, y a ser superado en número, decidió enfrentarse a sus atracadores. Primero a las dos mujeres que le robaron, y después, a los ocupantes del Seat León negro que acudió a llevárselas. Eran el servicio de apoyo de la banda.


El médico no dudó un instante en aferrarse a la ventanilla del coche, que en su huida lo arrolló, resultado herido leve. Se inició entonces una persecución policial por las calles de Zaragoza, gracias a la pronta intervención de los agentes destinados a la seguridad de la sede del Partido Popular, ubicada cerca del lugar de los hechos, en la Gran Vía.


La Policía consiguió arrinconar al vehículo, y sus dos ocupantes varones fueron detenidos. Sin embargo, las dos mujeres habían huido con anterioridad y a día de hoy están en busca y captura. Un análisis pormenorizado del interior del coche reveló un extraño bulto en el asiento del copiloto. “Lo rajamos y aparecieron joyas y dos relojes, casi todo de oro, de alta calidad”, según relatan desde el Subgrupo de Hurtos de la Policía Nacional de Zaragoza, encargado de la investigación. Era el botín de tres días de robos.


Los dos detenidos pasaron este miércoles a disposición judicial. Los agentes agotaron los tres días de calabozo que les permite la ley para averiguar todo lo posible sobre la banda. Fruto de estas pesquisas se ha podido devolver a todas las víctimas los efectos sustraídos, y se ha identificado a las dos huidas. Dado su carácter itinerante, se ha dado aviso a las comisarías de otras ciudades españolas.


Precisamente una de las víctimas de este fin de semana quiso agradecer, a través de una carta al director de HERALDO DE ARAGÓN, la labor policial por la rápida desarticulación de la banda. En su caso, fue abordado junto a su esposa el domingo a las 12.00 de la mañana “por dos chicas con acento extranjero muy compuestas”. Tras sufrir el engaño, y al cabo de un rato, se percató de que le faltaba el reloj.


Seguidamente interpuso la correspondiente denuncia, y al día siguiente fue citado en la comisaría para identificar a las agresoras en unas fotografías y recuperar el objeto sustraído, que estaba grabado con su nombre. “Quiero advertir de que no nos fiemos de quienes se acerquen a nosotros, aunque su aspecto sea impecable y cariñoso”, recuerda.


Según señalan fuentes policiales, se trata de una banda de origen extranjero, que se mueve por todo el país, y que acumula decenas de detenciones. “Tienen buen ojo y localizan a las personas de mayor edad y nivel económico, de los que sacan mucho dinero en joyas y relojes”, lamentan. Por eso el hábitat natural para llevar a cabo sus temidos 'abrazos' es el centro de las ciudades y las calles más tranquilas.

Otra detenida el viernes

El timo del abrazo, también conocido en otras comisarías como timo mimoso, lleva años dando sus frutos a este tipo de bandas. Este mismo viernes la Policía Nacional detuvo a A.D.S, una joven de 22 años de edad, cuando se disponía a abandonar la capital aragonesa en un autobús con destino a su país de origen, Rumanía.


(Algunas de las joyas sustraídas en Zaragoza con el timo del abrazo)

En su expediente figuraba una requisitoria judicial de un juzgado de Zaragoza, y otras tres requisitorias policiales de las localidades de Toledo y Guadalajara por hechos similares: sustraer al descuido joyas y efectos de valor a personas, generalmente de edad avanzada, a las que abrazan por sorpresa en la calle simulando conocerlas o, en ocasiones, haciéndoles ofrecimientos de carácter sexual.


Las investigaciones policiales imputan además a la detenida, que tiene siete identidades distintas, un hurto de joyas valoradas en 700 euros cometido por este procedimiento en las calles de Huesca.

"Varios" grupo operando en la provincia

Por su parte, la Guardia Civil de Zaragoza está llevando a cabo una investigación para localizar a "varios" grupos similares que operan actualmente en la provincia.


Como resultado de esta labor, en lo que va de junio se ha detenido a dos mujeres de origen rumano en las localidades de Tarazona y Ejea de los Caballeros, según informan desde el Instituto Armado.

Leve incremento de hurtos y robos en la ciudad

Hasta el año pasado, los índices de delincuencia de Zaragoza mostraban valores negativos. Tan solo los robos en domicilios crecían un 8,7% respecto a 2014 por culpa de los grupos organizados de Europa del Este, que elevaron la cifra de infracciones hasta las 788.


Sin embargo, en el primer trimestre de este 2016 la tendencia ha cambiado, y tan solo el tráfico de drogas reduce el número de denuncias en la ciudad (-8,3%), según el balance que ofrece el Ministerio del Interior. El resto de parámetros crece, como los hurtos (con una cifra total de 2.175 infracciones entre enero y marzo), los robos con violencia e intimidación (209) o los robos con fuerza en domicilios (188).

Etiquetas
Comentarios