Zaragoza
Suscríbete

ZEC plantea rehabilitar Averly y ceder a sus dueños un terreno próximo

La Corporación municipal pretende catalogar el 100% del complejo y evitar su derribo.

La antigua fundición Averly, desde el exterior
La antigua fundición Averly, desde el exterior
Raquel Labodía

El consejero de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Muñoz, ha propuesto catalogar en su totalidad el complejo de la antigua fundición Averly para rehabilitarlo y crear un gran equipamiento en la zona, y trasladar el área residencial a otra zona de la ciudad de acuerdo con la propiedad.

Se trata de la última posibilidad para salvar el complejo, considerado una "joya" del patrimonio industrial, ha recordado Muñoz en una rueda de prensa. Y es que el próximo día 22 vence el plazo para la concesión de la licencia de derribo solicitada por los propietarios de la parte no catalogada si no se da una solución, que, según ha recordado el responsable de Urbanismo, necesitaría de mayoría.

Muñoz ha recordado que en diciembre de 2015 se intentó llegar a un acuerdo con los propietarios para respetar los derechos que les confiere el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y trasladar la edificabilidad a otra zona de la ciudad pero "la intromisión del PP hizo que se rompieran gran parte de las negociaciones".

El próximo día 22 se dará la "última oportunidad" para salvar la fudición y "cualquier cosa que no sea apostar por la solución que propone el equipo de Gobierno significará derribar el complejo", ha insistido. La solución, según Muñoz, es catalogar el 100 % del complejo, convertirlo en un equipo público, trasladar las viviendas a otro punto y rehabilitar todo el conjunto.

El objetivo es que la Comisión de pleno previa a la Gerencia de Urbanismo llegue a un acuerdo de iniciar la tramitación para modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que permitiría iniciar las negociaciones para buscar alternativas con las que negociar con la propiedad, lo que permitiría suspender la concesión de la licencia de derribo en la reunión de la Gerencia posterior.

El problema, según el responsable de Urbanismo, es que la propiedad está acelerando la tramitación del derribo sin la aceleración del plan especial para la edificación, por eso se necesita una decisión política de al menos tres grupos para salvarlo y la Comisión del día 22 es "la última oportunidad".

Así, en la Comisión de pleno se propondrá de manera anticipada las alegaciones de Apudepa, que originará el inicio de una modificación del PGOU para calificar todo el suelo como equipamiento público y posteriormente fijar un área discontinua donde se establecen los aprovechamientos urbanísticos en otra zona que no tiene porque se contigua.

La delimitación de un área discontinua, ha explicado Muñoz, es una técnica para el ordenamiento urbanístico de la ciudad, en la que se toman áreas cercanas donde se fijan las distintas calificaciones: residencial, equipamientos y zona verde.

La idea del Gobierno es una zona cercana en un suelo, preferiblemente, de la misma calificación y con un número más elevado de viviendas para obtener plusvalías para la rehabilitación del complejo, para lo que se trataría de contar con la colaboración de la Universidad y la aportación del Gobierno de Aragón.

Muñoz cree que esta pieza puede servir de nexo central de dos barrios con déficit importantes de equipamientos como Delicias y Centro. Será, ha dicho, un complejo que no solo se destinará a uso cultural sino que tiene que ser un centro de referencia ciudadana y que cumpla también los fines de centro cívico de la zona.

Además, no le va a costar dinero al Ayuntamiento y se respeta la protección y el derecho de la propiedad. Con esta propuesta, el consejero de Urbanismo ha informado de que se está intentando que "las generaciones futuras se sientan orgullosas de lo que hizo una Corporación, que se negó a tirar parte de su patrimonio y poderlo contemplar en todo su esplendor" porque "si en algo podemos encontrar la historia de la ciudad es en ese patrimonio industrial de Zaragoza", ha resaltado.

En una comparecencia posterior, el portavoz económico del PSOE, Javier Trívez, ha asegurado que la propuesta "se estudiará con mucho cariño" pero ha advertido de que hay que atender a la legalidad y ver qué afectación presupuestaria porque "aunque es muy importante salvar Averly también hay que tener en cuenta las consecuencias económicas".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión