Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

¿Dónde comen los chinos comida china en Zaragoza?

El barrio de las Delicias alberga hasta seis de estos establecimientos, en los que sirven comida oriental “de la de verdad”.

La cocina de un restaurante chino.
La cocina de un restaurante chino.
Camino Ivars

Un día cualquiera entre semana, bien entrada la hora de comer, el establecimiento de Jing Chin no tiene nada que envidiar a un restaurante tradicional ubicado en cualquier capital China. En el interior del Wenzhou Mianguan hay apenas una decena de mesas, todas ocupadas, y la gran mayor parte de sus usuarios –por no decir la totalidad- de origen chino. Se trata de un negocio familiar regentado por Jing desde hace un año y medio, que goza de una gran aceptación entre los vecinos orientales de la capital aragonesa.

Como buen restaurante tradicional chino no tiene pan, ni café, ni postres. A priori no hay tenedores –si no los pides- y todas las cartas están en chino. Sobre las mesas, la mayoría de los usuarios comen sopa aunque sea verano. “Tenemos poca variedad, es un negocio pequeño que llevamos entre mi marido y yo, y no tenemos tiempo de hacer muchos platos”; explica Jing, joven dueña del restaurante. Sus platos estrella son las sopas, el pescado picante, los pinchos de soja y los tallarines. “Es lo que más se come en China”, reconoce. Allí, ni rollitos, ni cerdo agridulce ni arroz tres delicias. “Solo comida china de verdad. Somos muy pocos en Zaragoza”, asevera.

Lo que muchos de los fieles amantes de la gastronomía oriental no saben es que lo que conocemos por ‘comida china’ en nuestro país no tiene nada que ver con lo que realmente comen los ciudadanos orientales. La zaragozana Begoña Arenaz, fundadora de Enclave China -empresa de traducción e interpretación especializada en la comunicación entre chinos y españoles- sabe bien de lo que habla. Tras vivir durante cuatro años en China y regresar a Zaragoza, fue un residente oriental de la capital aragonesa el que le indició dónde podía encontrar esta comida. De esto han pasado ya 14 años. “Tras residir en Pekín y Wuhan, una de las cosas que más echaba de menos al regresar era la comida. Después de llevar allí a mi familia lo llamaban el restaurante chino chino”, explica Arenaz.

Normalmente estos locales no tienen ningún cartel que los identifique como tales y suelen esconderse tras la imagen de restaurantes chinos al uso. La diferencia radica en saber qué pides y cómo. Es el caso del restaurante Hui Feng, ubicado en la calle Graus. En el local poseen dos cartas diferenciadas, una en castellano y otra en chino. Muchos orientales celebran aquí bodas y festejos tradicionales, y estos menús no tienen nada que ver: “La comida que nos venden como china tiene más fritos y más salsas artificiales, y muchos colorantes y espesantes. La gran diferencia está en la manera de hacerla. No sabe igual, para nada”, asegura Arenaz.

Algunos de los platos más conocidos, como el pollo con almendras o el pan de gambas, realmente no existen en China. “Ellos no utilizan frutos secos para cocinar, tan solo cacahuetes y este plato se conoce por algo así como ‘explosión de pollo’”, explica. Tampoco comen rollitos de primavera, en su lugar toman algo parecido como aperitivo a modo de tapa pero de un tamaño muy inferior, ni lo que nosotros conocemos como arroz tres delicias: “Aquí le ponen tortilla, guisantes o jamón york… nada que ver”. 

Pero la mayor diferencia entre la comida china "de verdad" y la que conocemos en Occidente no solo radicaen los ingredientes sino en el modo de preparación. Menos grasas, nada de fritos ni salsas y una dieta basada sobre todo en verduras y pastas. "En China comen muy sano, con una dieta variada y muy ligera, muy distinta a la que nos tienen acostumbrados", asegura

Pero ¿cómo acceder a estos menús? “Hay que pedirles comida china de la que se come en China. Yo lo pido directamente en su idioma, claro, porque una vez te dan la carta tienes que saber lo que quieres”, sostiene Arenaz.

A escasos metros del Hui Feng se encuentra el Restaurante Mindu, ubicado en la calle Padre Manjón. En el interior de la cocina se encuentra la familia que lo regenta, procedente de Taiwán donde también se dedicaban al negocio de la restauración. Una vez a la semana preparan sus tradicionales empanadillas rellenas con una receta original de su país. Se trata de uno de sus platos más exitosos junto con el marisco y el pescado. “Aquí la mayoría de nuestros clientes son chinos residentes en Zaragoza, españoles muy pocos”, aseguran. Aunque cuidan rigurosamente su recetario original, para ellos supone todo un reto encontrar algunos de sus ingredientes en las tiendas aragonesas.

Una puerta a la comunidad china

Marisa se autodenomina como “usuaria habitual” de este tipo de establecimientos zaragozanos. “Fueron dos amigas las que me introdujeron hace tres años en el mundo de la auténtica comida china. Es todo un mundo. La verdad es que existe una diferencia muy grande entre la cocina que comes a la que te sirven si sabes lo que pedir”, asegura. Su impedimento es el idioma, por lo que siempre procura ir acompañada de algún bilingüe.

Es el caso de su amiga María que también residió una temporada en China. “Siempre que me lo permite el trabajo me escapo a estos sitios para comer comida de la de verdad”, explica. “Hoy, por ejemplo, hemos comido empanadillas chinas de carne y verdura, pinchos de ternera a la plancha, fideos y un plato de col con una salsa muy buena”, añade. En su opinión este tipo de locales sirven de “puerta a la comunidad china que se encuentra en nuestra tierra”.Dónde encontrarlos

La mayoría de estos restaurantes que sirven platos tradicionales chinos no adaptados al gusto local se encuentran situados en el barrio de las Delicias. Uno de los más conocidos es el Wenzhou Mianguan, ubicado en la calle Unceta, 53. A escasos metros se ubica el Hui Feng, en la calle Graus, 12. También en la calle Padre Manjón 19 se sitúa el restaurante Mindu.

En la zona de avenida Valencia, en concreto en la calle Ávila en el número 12, se encuentra el restaurante Xingiao. Muy cerca, en la avenida de Navarra, número 8, encontramos uno de los establecimientos más famosos entre los turistas chinos que visitan la ciudad debido a la proximidad del palacio de la Aljaferia, se trata del Paraíso de Uva. Lo mismo ocurre en el restaurante Chino Paraíso, en este caso a escasos metros de la basílica del Pilar (en la calle Prudencio).

Etiquetas
Comentarios