Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza estrena consultas infantiles de oftalmología en centros de especialidades

Funcionan ya en los ambulatorios Ramón y Cajal y San José y este mes se abrirá otra en el Grande Covián.

La consulta de Oftalmología, donde los pacientes esperan en el pasillo, en una imagen reciente.
Zaragoza estrena consultas infantiles de oftalmología en centros de especialidades
A. G./bykofoto

Zaragoza ha estrenado consultas infantiles de oftalmología en centros de especialidades. Ya funcionan en el Pablo Remacha de San José y en el Ramón y Cajal y este mes, se abrirá otra en el Grande Covián. Hasta ahora, la mayoría de los menores eran derivados a estos ambulatorios, pero se incluían en el mismo cupo de los adultos, en el que hay varios meses de demora. El objetivo de esta iniciativa es poder adelantar la atención a los niños para diagnosticar cualquier problema lo antes posible y evitar una afección visual más grave en el futuro.

Son oftalmólogos del Hospital Infantil –especializados en casos de menores– los que se hacen cargo de estas consultas semanales, en las que se atienden una media de 20 niños. En esta primera fase, se han incluido a niños hasta nueve años que estaban en lista de espera, aunque la intención es que el programa se amplíe hasta los 12 y que sean los propios pediatras los que deriven a estas consultas a los posibles pacientes.

Para llegar a esta segunda fase, se está trabajando en mejorar el sistema informático de Atención Primaria (OMI) para que los facultativos de los centros de salud puedan aplicar unos primeros criterios de diagnóstico y seleccionar a aquellos niños susceptibles de pasar por estas consultas infantiles o bien, derivarlos al Hospital Infantil, donde se seguirán atendiendo los casos más graves.

El servicio de Oftalmología del Miguel Servet ha considerado necesario poner en marcha estas consultas para que sea un oftalmólogo pediátrico el que vea a los niños y, sobre todo, para que se haga un diagnóstico rápido de cualquier defecto visual. "Me preocupa que se tarde en atender a los niños. Es una medida que se ha tomado para atajar este problema. Un diagnóstico rápido es fundamental para evitar un mal mayor", explicó el jefe de Oftalmología del Miguel Servet, Luis Pablo.

Los problemas de la vista cada vez son más frecuentes en los más pequeños. Los más habituales son miopía, astigmatismo, ojo vago o hipermetropía y, según algunas fuentes consultadas, un 4% de la población infantil sufre estrabismo.

La oftalmóloga infantil Concha Ferrer destacó la importancia de llevar a cabo por profesionales especializados en oftalmopediatría un control y seguimiento de los niños para, por ejemplo, evitar problemas en un futuro relacionados con el aprendizaje. Por ello, aconsejó a los padres acudir al pediatra ante cualquier sospecha de un defecto visual, que en los niños de menor edad suele manifestarse en un cambio de hábito o comportamiento.

"Normalmente, son pequeños que se acercan mucho a la tele, a los objetos para verlos, no se separan mucho de los padres porque no se sienten seguros al no ver bien... O también pueden sufrir estrabismo", señaló Ferrer, que admitió que en niños con problemas las revisiones tienen que ser más frecuentes e incluso muchas veces, se aconseja un control cada pocos cuatro o cinco meses para ver cómo evoluciona.

No obstante, esta oftalmóloga infantil reconoció que actualmente son muy raros los casos que se detectan de manera tardía, ya que a partir de determinada edad, son los pediatras los que ante cualquier duda, derivan a los niños a las consultas de oftalmología. "Los pediatras hacen sus exploraciones previas y nos derivan los casos. Es muy extraño que en estos momentos nos llegue un niño con muchas dioptrías que no se haya diagnosticado antes", concretó.

Demora en las consultas

Este no es el primer proyecto que impulsa el servicio de Oftalmología de los sectores I y II de Zaragoza para mejorar los tiempos de espera. Ha conseguido reducir la demora en la lista de espera quirúrgica de cataratas con planes pioneros, como el programa de alta resolución en cirugía de catarata ambulatoria (denominado Arcca) que se ha implantado en el Hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial).

Con esta iniciativa, se consiguió en poco más de un año reducir la demora media para una operación de este tipo de los nueve a los dos meses y medio. Al año, se llevan a cabo unas 7.000 intervenciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión