Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La forense reitera que un golpe “desencadenó” la muerte del padre agredido en Calatayud

La juez se plantea interrogarla para ver si el fallecimiento fue violento o natural.

La juez que investiga el fallecimiento del bilbilitano Juan Antonio Aranda Moreno baraja la posibilidad de llamar a declarar a la forense que le practicó la autopsia para aclarar definitivamente si por esta muerte cabe inculpar a Jesús L. M., el hombre con el que se peleó la víctima unos minutos antes de perder la vida. A la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Calatayud no le quedaron claras las conclusiones de la necropsia, en las que se decía que el fallecimiento de esta persona, de 51 años, se sitúa en "el límite" entre una muerte natural y una violenta. Para despejar dudas, la juez dio un plazo de tres días a la forense para que hiciese una serie de aclaraciones. Y aunque esta ya le ha contestado, sus explicaciones son tan similares a las primeras que todo apunta a que será necesario llamarla a declarar.

Como hiciera en su primer informe, la autora de la autopsia reitera en sus aclaraciones que fue un golpe inicial en la cabeza el que puso en marcha el proceso hemorrágico que condujo a la muerte de Juan Antonio Aranda. "El traumatismo pudo no ser suficiente para producir la muerte, pero sí necesario", puntualiza. Recuerda, eso sí, que el hombre estaba "predispuesto" para un proceso de estas características, dados sus problemas coronarios.No se recogieron muestras

En aras a aclarar lo máximo posible un caso que llevó a la Policía Nacional a imputar por homicidio al hombre con el que se peleó el fallecido –a raíz de una discusión entre sus respectivos hijos–, la juez preguntó a la forense si había tomado muestras al cadáver para enviarlas al laboratorio. Y esta le ha respondido que no. "Las características de la hemorragia, los antecedentes y la medicación las hacía innecesarias", puntualiza la especialista del Instituto de Medicina Legal de Aragón.

Para la defensa, a cargo del letrado José Cabrejas, es "incomprensible y atípico" que no se tomaran muestras al cadáver, "ya que impedirán saber si el fallecido estaba bajo los efectos de algún fármaco, alcohol, etc".

A la pregunta de en qué datos médicos del fallecido se basó para alcanzar sus conclusiones, la forense dice: "Se tuvieron en cuenta todos los datos médicos aportados por la Policía Judicial y concordaban perfectamente tanto con los hallazgos del levantamiento, como con la relación de los hechos y, sobre todo, con los hallazgos de la autopsia".

Sin embargo, la defensa recuerda que "es el forense quien debe recabar el historial médico completo del fallecido". "Queremos que se sepa todo y que se hagan las cosas bien para que la juez pueda valorar las pruebas", indicó Cabrejas, quien asegura que ningún testigo, ni siquiera la viuda de Juan Antonio Aranda, vio que su cliente golpeara en la parte trasera de la cabeza al fallecido. De hecho, no tenía lesiones externas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión