Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Condenado por clavar un destornillador en la cara a un vecino de Casetas

La victimaq pasó 17 días hospitalizados y le ha quedado importantes secuelas.

Una discusión previa entre sus respectivas mujeres hizo que dos vecinos de Casetas llegaran el 4 de mayo de 2014 a las manos. Y aunque ambos resultaron lesionados, quien resultó peor parado fue Fernando M. G., al que Agustín Salguero Arenas clavó un destornillador en el rostro causándole un grave traumatismo cráneo encefálico que lo llevó a la uci. El hombre pasó 17 días hospitalizado y le han quedado importantes secuelas, razón por la cual la Fiscalía pedía para su agresor tres años de prisión. Sin embargo, un acuerdo entre las partes evitó ayer el juicio e hizo que la pena quedara reducida a un año. El autor de las lesiones, al que defendía Alfonso Bayo, se comprometió también a indemnizar a la víctima con 20.000 euros. De lo contrario, el juez decretara su ingreso inmediato en el centro penitenciario de Zuera.

Además del ahora condenado, ayer debían haberse sentado en el banquillo de los acusados el resto de los intervinientes en la discusión. Es decir, un total de seis personas: Agustín Salguero, la víctima, el hombre que le acompañaba, así como las esposas de los tres, ya que todos resultaron lesionados en mayor o menor medida. Sin embargo, la abogada que representaba a los otros cinco, Olga Oseira, logró que se retiraran los cargos contra todos ellos y fueran absueltos.

Discutían por un piso ocupado

Según el escrito de acusación del ministerio público, fue la ocupación de una vivienda en un edificio del barrio de Casetas el que hizo que las tres mujeres se pelearan. Enterados sus respectivos esposos, estos continuaron la disputa en el portal del inmueble, donde Agustín Salguero sacó un destornillador e hirió con él a sus dos oponentes.

Fernando M. G. fue quien resultó lesionado de mayor gravedad y le han quedado como secuelas, entre otras, la pérdida del olfato, una alteración en la respiración nasal y un trastorno de la personalidad. El agresor también atacó con la herramienta a A. S. A., al que hubo que asistir de una herida inciso punzante en el pabellón auricular izquierdo, que no precisó sutura pero de la que tardó diez días en recuperarse.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión