Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La llegada de los primeros temporeros activa los servicios de duchas y comida

Los sindicatos piden a los trabajadores que no se desplacen a las zonas agrícolas de la provincia, como Bajo Aragón-Caspe o Valdejalón, sin tener antes algo seguro.

El servicio de duchas de Caspe, en el antiguo puesto de Cruz Roja, ha abierto esta semana.
El servicio de duchas de Caspe, en el antiguo puesto de Cruz Roja, ha abierto esta semana.
María Carmen Ribó

La cereza más temprana y las labores de aclareo de otros frutales han hecho que los primeros temporeros de la campaña agrícola lleguen a la provincia de Zaragoza. De momento a la comarca del Bajo Aragón-Caspe, aunque en las próximas semanas lo harán también a la de Valdejalón. Por eso, los Servicios Sociales han activado ya sus planes de acogida para quienes llegan en busca de un trabajo. La previsión es que la producción de fruta caiga en torno a un 11%, aunque la excepción es la cereza, donde los sindicatos agrarios prevén una "gran cosecha". Desde UAGA cifran en unos 15.000 empleados los que se necesitarán entre los meses de abril y septiembre, y recuerdan a los trabajadores que no se desplacen de forma masiva sin tener un contrato asegurado.

En Caspe, el pasado miércoles empezó el servicio de acogida a temporeros. El director del centro de Servicios Sociales de esta comarca, Alfredo Maranillo, asegura que el proyecto de acogida ha variado mucho en los últimos años, ya que la demanda tanto de duchas como de vales de comida se ha ido reduciendo. "Esto no significa que haya menos temporeros, pero sí que posiblemente las campañas están más informadas y organizadas, viendo menos gente con necesidades básicas", puntualiza Maranillo.

Y lo argumenta con datos. En 2012, el periodo de acogida abrió a finales de abril y hasta agosto. En ese periodo se dieron 273 vales de comida y 266 servicios de ducha. Cáritas cerró ese año el ropero que en ediciones anteriores había funcionado. En 2014, la falta de demanda redujo el tiempo de prestación de esos servicios –se ofertó de abril a finales de junio– y se repartieron 108 vales de comida y se usaron 54 veces las duchas.

En cuanto a las infraviviendas, otro de los graves problemas que se repite cada campaña, este también se ha ido reduciendo gracias al protocolo de actuación en el que participan la Policía Local de Caspe, los técnicos del Ayuntamiento y los servicios sociales comarcales. En 2015 se inspeccionaron 19 viviendas. Aquellas que suelen repetir se inspeccionan de oficio. Además, tal y como explica el director de Servicios Sociales, se ha elaborado un mapa urbano que marca en rojo tanto las viviendas inspeccionadas como las que potencialmente pueden ser infraviviendas. Lo hizo el aparejador municipal y debe actualizarse cada año. "Es un instrumento que facilita la localización y seguimiento de oficio", dice Maranillo.

La mesa de campaña en la que se trabaja desde hace años de forma coordinada con las distintas instituciones permite analizar y planificar las actuaciones, así como la mesa de seguridad ciudadana. También desde hace un tiempo se estableció como bolsa única el Inaem, aunque muchos empresarios tienen ya precontratada la mano de obra y solo recurren a esta bolsa en picos de producción.

Como en los últimos años, los empresarios agrícolas creen que prácticamente la mano de obra estará cubierta al cien por cien, ya que muchos vuelven a contratar a los mismos trabajadores año tras año o a trabajadores que ya viven de forma permanente en la localidad donde serán empleados. Esta misma semana, UAGA hizo un avance de las previsiones de cosecha que tienen para la fruta dulce y recordó a los trabajadores que se aseguren un contrato antes de desplazarse utilizando, para ello, la bolsa del Inaem o la que el propio sindicato tiene.

En Valdejalón, la mesa de campaña se celebrará en los próximos días, aunque desde la comarca no concretaron cuándo. En anteriores campañas, los servicios de duchas y vales de comida se han puesto en marcha a partir del 1 de junio y hasta el 30 de septiembre y el último año se reforzó el trabajo de los agentes de convivencia.

Antonio Ranera, responsable de Migraciones de UGT, ensalza el buen trabajo que se hace tanto en el Bajo Aragón-Caspe como en Valdejalón. Asegura que la "fidelización del temporero" por parte de los empresarios del campo apenas deja alternativas a quienes llegan sin contrato. Ranera añade que, aunque sigue habiendo problemas de alojamiento, ya no son los que eran.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión