Zaragoza

La defensa pide el historial médico del bilbilitano fallecido tras una pelea en Calatayud

El abogado del agresor quiere saber cuáles eran los problemas cardíacos de la víctima y si estos influyeron en la muerte.

El letrado de Jesús L. M., el hombre al que se investiga por la muerte de Juan Antonio Aranda tras una pelea entre ambos en Calatayud, ha pedido a la juez que instruye el caso que solicite al Salud el historial médico completo del fallecido. El motivo es que aunque en el atestado policial figura que sufría problemas cardíacos, todavía no hay constancia documental de los mismos y eso impide saber hasta qué punto pudieron influir en el fatal desenlace.

La defensa, a cargo del letrado José Cabrejas, insiste en que en el enfrentamiento que mantuvieron ambos padres –a raíz de una discusión entre sus respectivos hijos– no se produjo una agresión capaz de acabar con la vida de nadie y espera que la juez logre aclarar lo sucedido. Para ello, considera "esencial" concretar las dolencias previas del finado. El avance de la autopsia habla de un hematoma subdural en la cabeza de la víctima que pudiera estar causado por un traumatismo, pero la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Calatayud considera que la causa del fallecimiento aún "no está clara" y espera conocer el informe definitivo de los forenses. Motivo por el cual, tras tomar declaración el pasado lunes a Jesús L. M. como presunto autor de un delito de homicidio, decidió dejarlo en libertad provisional sin fianza.Fotografías de las manos

Con el objetivo de demostrar que su cliente nunca propinó puñetazos a Juan Antonio Aranda, la defensa ha solicitado también a la juez que requiera a la Policía Nacional que le facilite las fotografías que tomaron de las manos del sospechoso justo después de su detención, el pasado 30 de abril en el servicio de Urgencias del Hospital Ernest Lluch de Calatayud. "No tenía ningún tipo de lesión o rasguño", explica Cabrejas, quien también ha propuesto como prueba la comparecencia de hasta siete testigos.

Además de las esposas de los dos hombres implicados en la pelea, que estaban en el lugar de los hechos, el letrado quiere que se cite a otros tres testigos presenciales. Entre ellos, un hermano de Jesús L. M., al que también se detuvo en un primer momento pensando que podía haber participado en la agresión. Algo que luego se descartó.

También solicita que se escuche a un funcionario de la Policía Local, a un subinspector de la Policía Nacional y al médico de Urgencias que firmó el parte de asistencia a la víctima.

Etiquetas
Comentarios