Despliega el menú
Zaragoza

Cuatro meses de molestias y enfados

Con la votación de ayer, el fantasma de la huelga desaparece. Atrás quedaron 123 días de tediosas esperas en las paradas. Esta es la cronología de la movilización más larga de la historia del bus urbano en Zaragoza.

La huelga provocó largas esperas de más de 40 minutos
Huelga de autobuses de Auzsa
Raquel Labodía

El conflicto que ahora acaba tiene su origen en el cambio de contrata del autobús urbano: Tuzsa pasó a llamarse Auzsa, vio recortado el número de kilómetros como consecuencia de la implantación del tranvía y la empresa aplicó un laudo arbitral que le permitía bajar el salario de los trabajadores un 4,3%. Los conductores se propusieron recuperarlo con el nuevo convenio colectivo, pero no se llegó a un acuerdo. Así nació un conflicto que colmó la paciencia de los usuarios, con sus 123 mañanas y sus 123 tardes, en las que seis horas al día solo ha prestado servicio un tercio de la flota de buses.10 de diciembre de 2015: comienza la huelga

Aquella mañana nadie sospechaba que esta iba a ser la huelga del bus más larga de la historia de la ciudad. Toda la red se resiente por unos paros de 9.00 a 11.30 y de 18.00 a 20.30. También por unos servicios mínimos que el Ayuntamiento fija en un exiguo 33% y que provocan esperas de más de 40 minutos en las paradas. La convocatoria de la huelga la había aprobado la plantilla una semana antes en un referéndum con 430 votos a favor y 256 en contra. Pese a esa oposición, el seguimiento de los paros es masivo (en torno al 97%).

15 de diciembre de 2015: primeros contactos

Antes de la movilización, las dos partes se reunieron decenas de veces. El 15 de diciembre es el primer día de negociación con huelga, mientras la indignación popular crece. La distancia entre las partes augura un conflicto largo, ya que la empresa se aferra al laudo que avaló su bajada salarial, mientras que los empleados exigen recuperar el sueldo perdido.

22 de diciembre de 2015: navidades con huelga

Las visitas a los comercios o al belén de la plaza del Pilar se ven afectadas por la huelga. La oposición pide en el pleno varias veces que se suban los servicios mínimos del 33% a al menos el 50% (porcentaje fijado en anteriores movilizaciones) pero el Gobierno de ZEC lo desoye. También lo solicita el Justicia de Aragón y las asociaciones de vecinos pero la negativa es sistemática.

5 de enero de 2015: las negociaciones, rotas

Los mínimos avances registrados hasta entonces no evitan que se rompan las negociaciones, al considerar la empresa "inasumibles" las peticiones de los trabajadores y estos, "una provocación" la propuesta de Auzsa. El diálogo se rompe durante dos semanas.

20 de enero de 2015: Santisteve, a la asamblea

El alcalde Santisteve se reúne con la empresa y es aclamado en una asamblea de trabajadores. "No nos lo merecemos", dice allí a los cientos de trabajados congregados, que le piden que intervenga la concesionaria (con un contrato en vigor hasta 2023). Afirma Santisteve que ambas partes son "corresponsables" de la situación y pide el fin de los paros parciales.

11 de febrero de 2016: motines en los autobuses

Tras dos semanas sin contactos, la empresa y los trabajadores vuelven a negociar. Los trabajadores, ante la presión que sufren de los usuarios, piden perdón mediante octavillas. Pero solo en un día se registran cuatro incidentes con amagos de motines e intervención policial. El Ayuntamiento resuelve que los buses solo se retiren a cocheras cuando alcancen el final de línea y el comité lleva su protesta a Madrid: el día 19 se concentran frente a la sede del grupo ADO y la embajada mexicana.

4 de marzo de 2015: propuesta del sama

La "última oferta" de la empresa no prospera y el Servicio Aragonés de Mediación (SAMA) aporta una propuesta: subida salarial del 4% al final del convenio. Ambas partes parecen verla con buenos ojos, pero las posturas permanecen alejadas respecto a las indemnizaciones por incapacidad y otras cuestiones organizativas.

18 de marzo de 2016: agresión a un trabajador

A las puertas del SAMA, el director de recursos humanos de Auzsa zarandea a un empleado. El Gobierno de ZEC media en el conflicto, se reúne con las partes, arranca una nueva propuesta a la empresa y logra que el comité convoque un referéndum.

29 de marzo de 2016: Rechazo en Referendum

La plantilla rechaza ampliamente (735 votos en contra y 231 a favor) la propuesta de convenio de la empresa (avalada por el SAMA y el Ayuntamiento) y el contador de la huelga continúa: son ya 112 días.

1 de abril de 2016: nuevo interlocutor

La junta de portavoces del Ayuntamiento decide por consenso apartar a los concejales Cubero y Artigas de la negociación, y recurre a un interlocutor externo: el catedrático de Derecho Laboral Juan García Blasco. ZEC accede también a revisar al alza los servicios mínimos.

10 de abril de 2016: tregua de 15 días

Aunque se suceden varios días de esperpento –con una propuesta de suspender los paros a cambio de viajes gratis calificada de "barbaridad inasumible" y "chantajista"–, el comité decide no desconvocar la huelga pero sí suspender los paros durante 15 días para facilitar la negociación.

25 de abril de 2016: (pre)acuerdo final

Tras 24 reuniones en el SAMA, empresa y trabajadores firman el preacuerdo que ayer se sometió a referéndum y que parece dar por enterrada, por fin, la huelga.

Etiquetas
Comentarios