Despliega el menú
Zaragoza

El 30% de los permisos de venta ambulante del rastro no se pagan

El Ayuntamiento no ha cobrado 1.516 recibos por valor de 91.000 euros. “La huelga del bus nos ha hecho polvo”, dicen los vendedores.

Imagen de archivo del rastro de Zaragoza
Imagen de archivo del rastro de Zaragoza
A.Navarro/Heraldo

El 30% de las licencias de venta ambulante en el rastro de Zaragoza no se abonan a las arcas públicas municipales. El Ayuntamiento de la ciudad tiene un problema “endémico”, en palabras del consejero de Economía, Fernando Rivarés, a la hora de cobrar esta tasa regulada por la ordenanza fiscal nº 25.

En concreto, de los 4.991 recibos que ha emitido el Consistorio, por valor de 301.464 euros, un total de 1.516 están pendientes de cobro, lo que supone el impago de casi 91.000 euros. Para Rivarés, que ofreció las cifras este jueves en la comisión del área tras una pregunta de Ciudadanos, esta situación “no es ocasional” y aunque muchos de los recibos pendientes “son producto de la crisis”, otros son “históricos”.

Aún así, el consejero de Zaragoza en Común aseguró que estos impagos “no son un drama en comparación con otros” que sufre el departamento de Economía de la ciudad. Los recibos tienen carácter mensual (habilitan a entre 8 y 9 días de venta, en función del calendario) y un coste unitario de en torno a 60 euros.

Caída de ventas

Por su parte, el presidente de la Plataforma de los vendedores del mercado de Zaragoza, Jesús Carbonell, achaca estos impagos a la pérdida de clientes. “Hay que ver la situación real de muchos vendedores, que no sacan ni para la gasolina y no pueden pagar el recibo”, comenta.

En este sentido, la huelga de autobús que afecta a la ciudad desde hace cuatro meses ha contribuido a la caída de ventas. “Ellos luchan por sus derechos, pero a nosotros nos han hecho polvo”, lamenta. A su juicio, la crisis, la ubicación en el parquin sur de la Expo y la falta de frecuencias del bus explican que en la actualidad haya 453 puestos, frente a los más de 700 de hace unos años.

“Cuando firmamos el acuerdo de traslado a la Expo se fijó que llegaría un bus cada diez minutos, y ahora pueden pasar tres cuartos de hora”, critica. De ahí que pida “comprensión” ante los impagos de las tasas de venta ambulante.

Etiquetas
Comentarios