Despliega el menú
Zaragoza

Adiós al romero de la Ciudad de la Justicia

El Ayuntamiento está arrancando las plantas autóctonas de los parterres de la avenida de José Atarés. Se sustituirán por césped aunque este requiere más atenciones.

Los operarios municipales arrancaban ayer las plantas autóctonas de la avenida de José Atarés.
Los operarios municipales arrancaban ayer las plantas autóctonas de la avenida de José Atarés.
Heraldo

La avenida de José Atarés ya no huele a romero, espliego, lavanda ni tomillo. Los operarios municipales arrancaron ayer estas plantas de los parterres ante la sorpresa y el disgusto de los muchos visitantes de la Ciudad de la Justicia. El Ayuntamiento explica que se va a cambiar toda esta vegetación autóctona por césped y asegura que el estado de las plantas era deplorable porque "mucha gente cruzaba por encima pisándolo, se levantaban las mallas de vegetación y el viento maltrataba estas especies". Sin embargo, los ecologistas niegan la mayor y aseguran que no hay plantas más resistentes que las que crecen de forma natural y por sí solas en estos espacios y que tampoco son maltratadas dado que los citados parterres, además de estar empinados, cuentan con una valla metálica de protección.

Sea como fuere, el Consistorio explica que hace unas semanas se hicieron pruebas para ver si el sistema de riego actual podría servir para césped y, efectivamente, se comprobó que podrá ser utilizado. Además, argumentan que se va a plantar una mezcla de distintas especies de césped "de escaso requerimiento hídrico" y que servirá para mejorar el mantenimiento estas pequeñas áreas verdes "con el mismo coste".

Aunque los propios jardineros especulaban ayer con hipotéticos motivos de seguridad para el cambio –supuestamente el césped, al ser más bajo, mejoraría la visibilidad en la zona– fuentes municipales desmentían esta justificación. Algunos vecinos recuerdan también que no es la primera vez que se ‘arrambla’ con plantas autóctonas: hace unos años se eliminó la vegetación frente al cuartel de Policía de La Paz –agradecida además en primavera– para poner unas hiedras que requieren más cuidados y no acaban de tirar.

Etiquetas
Comentarios