Despliega el menú
Zaragoza

Un metro de cable cuesta ahora 15 días de prisión

El sabotaje de catenarias y líneas eléctricas ha dejado de ser un delito más. Con la reforma del Código Penal, la condena es más severa y el ladrón responde ante la Audiencia.

Fernando Jiménez.
Fernando Jiménez.
G. Mestre

Un joven de Santa Isabel, Fernando Jiménez Hernández, se convirtió ayer en el primer ladrón de cobre al que juzga la Audiencia Provincial de Zaragoza. La Policía había echado antes el guante a muchos otros delincuentes por sabotear tendidos eléctricos, catenarias ferroviarias o redes de alumbrado público en busca del codiciado metal. Sin embargo, hasta ahora, el robo de cableado tenía el mismo tratamiento que el de cualquier otro bien y sus autores respondían de sus actos ante un juez y no ante un tribunal. Tras la última modificación del Código Penal, todo ha cambiado. Y, para desgracia de quienes como Fernando Jiménez se dedican a ‘tirar’ del cable, este se castiga ahora con un precio bastante más caro: a 15 días de prisión el metro.

"Sé que no es manera de buscarse la vida, pero no me queda otra", se justificó ayer el acusado ante tribunal tras reconocer que, efectivamente, el 25 de agosto de 2015 se llevó 38 metros de cableado de una arqueta del camino de Jaralín. Puede parecer un escaso botín, pero el perjuicio causado no se limita al valor del cobre: 594 euros, según la factura presentada por el Ayuntamiento de Zaragoza. Porque, como ocurre habitualmente en este tipo de robos, al seccionar el tendido siempre hay alguien que resulta afectado. En este caso, el acusado dejó a oscuras a los vecinos de este rincón de Santa Isabel.

La Fiscalía acusa al joven de un robo con fuerza y pide para él año y medio de prisión. Pero la defensa, a cargo de la letrada Susana Barca, intentó conseguirle una condena más benévola convenciendo a los magistrados de que su cliente no forzó la arqueta, sino que se la encontró abierta. "Como me dedico a la chatarra, siempre llevo unos alicates y un destornillador encima. Aquel día, al ver la arqueta destapada, eché un vistazo y vi que había cable suelto", dijo el acusado.

Pero el ministerio público no dio ninguna credibilidad a la versión del delincuente, ya que un policía que declaró como testigo en el juicio aseguró que la arqueta tenía dos puntos de soldadura para evitar que la abrieran.De uno a tres años de cárcel

El Código Penal se actualizó el 1 de julio de 2015 y el joven perpetró el robo solo unas semanas más tarde, de ahí que ahora se le aplique la nueva normativa, que fija penas de entre uno y tres años de cárcel para el robo de cobre en conducciones, cableado o infraestructuras de suministro. En el presente caso, un vecino sospechó de las intenciones del acusado y llamó a la Policía, que lo sorprendió cuando se disponía a marcharse con el botín cargado en un saco. Es por ello que la Fiscalía le acusa del delito en grado de tentativa y fija la pena en su término medio.

Etiquetas
Comentarios