Zaragoza

Vecinos, consumidores y comerciantes confían en que el referéndum ponga fin a la huelga

Las principales entidades ciudadanas aplauden la convocatoria del próximo martes con la que la plantilla de Auzsa se pronunciará sobre el conflicto del bus, que acumula 107 días seguidos de paros.

Una parada del bus en el paseo de Pamplona, ayer, cuando se cumplían 106 días ininterrumpidos de huelga.
Una parada del bus en el paseo de Pamplona, ayer, cuando se cumplían 106 días ininterrumpidos de huelga.
Oliver Duch

Es un deseo común y cada vez más explícito. Las asociaciones de vecinos, consumidores y comerciantes llevan semanas clamando por el fin de la huelga del bus y ese escenario parece más cerca que nunca con el referéndum del martes, que será el primero desde que comenzó el conflicto. La plantilla, después de casi cuatro meses de paros –hoy se cumplen 107 días, el martes serán 111–, tendrá derecho a expresarse sobre la última propuesta de la empresa, que cuenta con el aval del Ayuntamiento y mejora la anterior en dos asuntos sensibles para los trabajadores: las bajas temporales y las indemnizaciones por incapacidad permanente en caso de accidente.

Un voto afirmativo en la consulta supondría el final del conflicto y el cese de los paros y, por el contrario, decir que no daría paso a un escenario en el que nadie quiere situarse en estos momentos. En este caso, la posición de las dos entidades vecinales de la ciudad es casi unánime en favor de que vuelva de una vez por todas la normalidad a las calles. La presidenta de la Federación de Barrios, Nieves Boj, se muestra "favorable" a que la plantilla decida, lo considera "un paso más" hacia la resolución del problema, y sin querer pronunciarse sobre lo que deberían votar los trabajadores desea "la resolución del conflicto" y que "ojalá no tengamos que llegar al miércoles que viene y volver a concentrarnos para pedirlo en la calle".

Manuel Ortiz, presidente de la Unión Vecinal Cesaraugusta, pide a la plantilla que "vote con la cabeza y no con la hiel" y que piensen en el conjunto de la ciudadanía. "El Ayuntamiento ha hecho por fin de mediador, llamamos a la responsabilidad de todos y estamos a favor de que cese ya la huelga. Parece que la empresa ha cedido y ahora le toca al comité expresarse", añade.

La Unión de Consumidores de Aragón ha tratado de aportar soluciones durante estos meses de conflicto y, de hecho, más de 3.500 personas se han descargado su hoja de reclamaciones –que podría no tener efecto si el Ayuntamiento decide compensar de otra forma a los usuarios–. Su presidente, José Ángel Oliván, considera que el referéndum es "el capítulo final" de los paros. "El comité ha esperado a tener una propuesta que suscite la adhesión necesaria", afirma. Aunque la valoración del comité de empresa ha sido inicialmente contraria a la propuesta, Oliván confía en que "hay más de una voz sindical, posiciones diferentes dentro de la plantilla". Espera que la consulta se celebre con todas las garantías y añade que, si sale un resultado positivo, "supondrá que todos estaremos satisfechos; sería difícil de entender que no terminara ya la huelga y se abriría un escenario muy distinto", concluye.

Joaquín Soguero, de Informacu, es más escéptico sobre el contenido de la propuesta, pero precisamente por considerar que "se les va a dar la oportunidad de decir que sí a un aumento salarial que me parece injusto".

Por último, José Antonio Pueyo, presidente de la federación de comercio ECOS, se muestra esperanzado en que se resuelva cuanto antes un conflicto "que mantiene el servicio del bus muy deteriorado, siendo de los más caros de España".

Etiquetas
Comentarios