Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento trasladará animales a un centro privado por saturación en la perrera

Firma un convenio por 21.000 euros para llevar a una guardería hasta 30 perros, gatos u otros animales al mes.

Dos perros, en una de las jaulas del centro de protección animal de Peñaflor.
Dos perros, en una de las jaulas del centro de protección animal de Peñaflor.
Guillermo Mestre

La saturación del centro de protección animal ha obligado al Ayuntamiento a tomar medidas. Recientemente ha firmado un contrato menor con una guardería de animales por valor de 21.778 euros, para poder trasladar allí a los animales que no caben en las instalaciones municipales de Peñaflor. El objetivo es poder llevar al centro privado hasta 30 perros, gatos u otros animales al mes, a la espera de que el Consistorio acometa la construcción de un nuevo y más grande centro de protección animal, proyecto que se plantea para este año y que cuenta con 300.000 euros reservados en el presupuesto municipal.

El Consistorio reconoce que el centro de protección animal de Peñaflor está "totalmente saturado" y que está soportando "cifras de animales muy superiores a las que se pueden acoger". A pesar del esfuerzo que se hace por promover la adopción, no se dejan en el centro de protección animal las vacantes suficientes para que puedan entrar nuevos animales.

Además, el Consistorio quiere continuar con su política de sacrificio cero, es decir, de no causar la muerte a ningún animal para descongestionar el centro. Por ello, se ha visto obligado a derivarlos a una guardería privada. La ganadora del concurso fue el Centro Canino Aragonés, en el camino de La Almozara.

Según señalan fuentes del área de Servicios Públicos, la previsión para este año era que la perrera municipal "siga llena este año", lo que obligó al Ayuntamiento a contratar una guardería. "Era la única posibilidad", señalan las citadas fuentes, ya que en el centro de protección animal de Peñaflor no se permite ampliar el número de jaulas. En el contrato recientemente firmado, se establecen las condiciones de limpieza, paseo y atenciones que tienen que recibir los animales.

Este traslado al centro de La Almozara es una solución provisional a la espera de que esté construido el nuevo centro de protección animal del Ayuntamiento, con el que se pretende duplicar la capacidad del actual. Se levantará en una parcela municipal del polígono Empresarium, en La Cartuja Baja. Será un centro de titularidad municipal, en el que habrá que decidir qué tipo de gestión se aplica.

En un primer momento la idea fue llevar las instalaciones a los pinares de Valdegurriana, pero urbanísticamente resultaba una operación más complicada que la del polígono de La Cartuja. Además de las jaulas para los animales, el nuevo centro contará con aulas para hacer talleres, charlas o cursillos, así como actividades relacionadas con la concienciación y la divulgación. También habrá una zona de adopción de gatos y una clínica veterinaria para atender a los animales residentes.

De momento no hay plazos para acometer estas obras, ni siquiera un proyecto cerrado. El presupuesto municipal para este año cuenta con 300.000 euros para hacerlo.

El Ayuntamiento lleva desde 2012 aplicando la política de sacrificio cero, y desde entonces se recogen una media de unos 1.000 perros al año. Las cifras de adopción rondan el 90%, con lo que las instalaciones municipales del barrio rural de Peñaflor se han quedado pequeñas.

Etiquetas
Comentarios