Zaragoza

La crecida del Ebro pasa por Pradilla y Boquiñeni con varias afecciones

La crecida ordinaria ha llegado a estos municipios con 1.580 metros cúbicos por segundo.

La crecida del Ebro a su paso por Pradilla.
Oliver Duch

La punta de la avenida del río Ebro está pasando por Pradilla y Boquiñeni desde las 2.00 de este sábado, pero los diques levantados en el último año, desde la gran riada de 2015, han salvado a los cascos urbanos y los vecinos no temen tener que volver a salir de sus casas.

La crecida ordinaria ha llegado a estos municipios con 1.580 metros cúbicos por segundo, una cantidad muy inferior respecto a los 2.500 metros cúbicos y muy similar a la que se produjo hace unos días. Aun así, los agricultores de la Ribera Alta aragonesa son los más afectados al ver sus tierras anegadas. En Novillas se han inundado unas 700 hectáreas con la crecida. Mientras tanto, los regantes de Boquiñeni se lamentan de que se haya rebajado una mota al sur de la localidad y el río haya inundado 150 hectáreas de tierra cultivada.

El cauce del Ebro está “más extendido”, cuenta Fina Román, una vecina de Pradilla que reside en una vivienda situada en primera línea del río. “Han cortado el arbolado que había en el río para salvar al pueblo con un terraplén hasta el puente con Boquiñeni”, describe la pradillense.

“Las crecidas duran ahora más tiempo y pueden durar casi un día entero”, precisó el alcalde de Boquiñeni, Miguel Ángel Sanjuán, quien destaca que la protección por el norte ha defendido a su pueblo, mientras que la mota del sur ha perjudicado a sus agricultures. “Espero que la Confederación Hidrográfica del Ebro busque una solución para esa mota rebajada”, apuntó Sanjuán.

Está previsto que la crecida llegue a Zaragoza este domingo a primera hora con caudales de entre 1.300 y 1.450 metros cúbicos, unos valores algo superiores a la riada ordinaria de hace diez días que no causó ningún daño ni provocó salidas de los bomberos.

Etiquetas
Comentarios