Zaragoza

"Baja con entusiasmo, al ser una crecida llevadera, es muy bonito"

Los zaragozanos ven crecer el caudal del río antes de que llegue a su punta, que será similar a la de hace quince días.

Nueva crecida del Ebro en Zaragoza
M. S.

Las crecidas del río Ebro entre febrero y marzo son típicas en tierras zaragozanas. Y este fin de semana, el río vuelve a tener un gran caudal por segunda vez este año, sin embargo, todavía se encuentra lejos de la crecida extraordinaria vivida el año pasado, que anegó miles de hectáreas y cuyos efectos todavía se pueden ver en algunas zonas de la provincia. 

"La crecida es floja, nada comparado con el año pasado", aseguraba Francisco, que había acudido junto a su nieta pequeña a ver cómo iba el caudal del Ebro. "Es pequeña y le gusta mucho ver el agua", puntualizaba. Además, sostenía que en estos momentos la imagen es muy bonita. "Así tendría que bajar todo el año. La gente que viene en este tiempo ve un caudal grande, pero luego en verano se queda algo mustio", subrayaba. 

Como él opina Rafael, que observaba el Ebro a la altura de la basílica del Pilar. "Está alto, pero no es excesivo", recalcaba. Del mismo modo, aseguraba que según había oído, la crecida de estos días sería "como otros años", no como en 2015. "Parece que no hay previsiones de que se produzcan grandes inundaciones de campos y no se ha tenido que cortar ninguna carretera aragonesa", recalcaba. 

Carreteras que el año pasado eran como "pasar por medio del mar". "Era algo impresionante, tenía que ir por la autovía todos los días par ir al trabajo y parecía que ibas por medio del agua", explicaba Javier. En su opinión, la crecida de este año "parece llevadera" y hace que el río "esté muy majo". "Viene con entusiasmo. Ya podría ser así todo el año", puntualizaba. 

En estos momentos, el caudal del Ebro oscila entre los 1.100 y los 1.200 metros cúbicos por segundo a su paso por Zaragoza, según las últimas estimaciones realizadas por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). De hecho, el Ayuntamiento ya ha cerrado algunas de las escaleras que permiten la bajada a la ribera, puesto que estas zonas ya están inundadas. Sin embargo, se espera que alrededor de las 7.00 y las 8.00 de este domingo se superen los 1.300 metros cúbicos. 

Según informa la CHE, en estos momentos el caudal de todos los ríos de la cuenca del Ebro tiene tendencia descendente, a excepción del tramo entre Gallur y el embalse de Mequinenza, donde sigue ascendiendo, y durante los próximos días no se esperan precipitaciones reseñables en la cuenca que puedan dar lugar a nuevos repuntes.

La CHE destaca que la crecida será de carácter ordinario en todos los tramos y muy similar a la que se registró hace apenas 10 días. No obstante, advierte de que sus efectos en el tramo medio del Ebro pueden ser algo peores, ya que se espera que los niveles alcanzados por el agua aguas abajo de Castejón (Navarra) puedan ser, en promedio, entre 20 y 40 centímetros más altos.

En Zaragoza está previsto que a partir de la tarde del domingo, el caudal empiece a descender hasta que este miércoles, 16 de marzo, se sitúe por debajo de los 600 metros cúbicos por segundo.

Etiquetas
Comentarios