Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La Cincomarzada se queda sin carruseles por un conflicto entre el Ayuntamiento y los feriantes

Los dueños de atracciones piden ubicarse junto al Tío Jorge, pero un informe policial lo desaconseja por dificultar el tráfico.

Los feriantes alegan que las calles de Gracia Gazulla y de Palencia, situadas al lado del parque Tío Jorge, son las vías donde tradicionalmente montaban sus atracciones y puestos, mientras que el Ayuntamiento replica que hay un informe de la Policía Local que desaconseja su instalación en dicho lugar. La ubicación de las ferias para la Cincomarzada ha creado un conflicto que hará que este año no se monte el habitual tinglado de carruseles, pequeñas norias y ‘saltamontes’ el próximo 5 de marzo.

Antonio Pérez López, presidente de la Asociación Provincial de Industriales Feriantes de Zaragoza, denuncia que desde la entidad que dirige solicitaron instalarse en las dos citadas calles porque es su "sitio tradicional" y "donde nos ubicamos durante muchos años", antes –eso sí– de la celebración se volviera itinerante y pasara por los parques de Macanaz, Torrerramona y de Oriente.

Fuentes municipales explican que –aunque sí que es cierto que hace muchos años se les permitía instalarse ahí– los vecinos empezaron a quejarse y, además, hubo un informe de la Policía Local en el que se desaconsejaba ese espacio porque entorpecía el tráfico. A los feriantes, no obstante, no les convence este argumento: "En otras celebraciones, como fiestas de barrio o en el Pilar, se cortan calles durante cuatro o cinco días y no pasa nada. Esto es un solo día y nos están vetando: no nos dejan trabajar", concluye Pérez López.

Ante estas desavenencias, el Ayuntamiento planteó hace dos años que las ferias ocuparan el aparcamiento de Macanaz y allí se montaron. El año pasado se volvió a conceder a los feriantes la misma ubicación pero, tras suspenderse la celebración por la riada y trasladarse al 23 de abril, decidieron mover sus puestos junto a las peñas, al lado del parque Tío Jorge, pese a que el lugar que tenían asignado era la arboleda a orillas del Ebro.

Por eso, cuando este año los feriantes solicitaron a través del área de Servicios Públicos volver a las calles de Gracia Galluza y de Palencia, les respondieron que no se podía atender a su demanda, y que la única posibilidad era en el parque de Macanaz, algo que desde la asociación provincial ni se plantean. Los propietarios de las atracciones acudieron a Zaragoza Cultural para pedir explicaciones, pero no hubo entendimiento entre ambas partes.

"Además de que pagamos 7.000 euros por la licencia, cuando antes era una tasa simbólica mucho menor, solo nos dejan colocarnos en un punto a 500 metros de donde se celebra la fiesta", se queja Pérez López, que ve difícil que este año instalen sus atracciones el 5 de marzo. Las quejas de los residentes en Balsas de Ebro Viejo y las cuestiones organizativas propias de una fiesta en la que llegan a juntarse más de 100.000 zaragozanos hacen inviable que los feriantes se sitúen pegados al Tío Jorge, si bien llevan intención de buscar un acercamiento con el Ayuntamiento en los próximos días.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión