Despliega el menú
Zaragoza

La ampliación del parque Pignatelli, primer proyecto de urbanismo participativo

La intención del Ayuntamiento es recuperar los antiguos depósitos, en desuso desde 2005.

Una pareja pasea por el parque Pignatelli
La ampliación del parque Pignatelli, primer proyecto de urbanismo participativo
A. Navarro

Una ampliación del Parque Pignatelli, que podría hasta duplicar su tamaño actual, mediante la recuperación de los antiguos depósitos de agua de la ciudad, situados contiguamente, será el primer proyecto que se desarrolle a través de un proceso de urbanismo participativo en Zaragoza.

En rueda de prensa, el consejero municipal de Urbanismo y Sostenibilidad, Pablo Muñoz, ha insistido en lanzar la idea de que "la ciudad la construyen los ciudadanos" y que, a partir de ahora, los grandes proyectos se decidirán de forma participativa, ya que, además, se trata de un instrumento que "cuando la ciudadanía lo recoge, ya no lo devuelve".

Para este primer proyecto, el equipo de gobierno se ha limitado a establecer "ideas generales", que están en la línea de ampliar el parque, recuperar los depósitos, en desuso desde 2005, y crear equipamientos en los 30.000 metros cuadrados de suelo público que comprende esta superficie.

Ha definido este primer proyecto de urbanismo participativo como "una oportunidad" que queda "en el corazón de tres barrios", Torrero, Universidad y San José, cuyas asociaciones de vecinos, junto a los grupos municipales, tendrán especial protagonismo en el proceso, si bien está abierto a toda la ciudadanía, incluidos empresarios o constructores "en tanto en cuanto ciudadanos", ha dicho Muñoz.

El responsable de Urbanismo, quien ha rehusado avanzar ninguna idea más porque sería "pervertir" el proceso de participación, ha señalado que todavía no hay ningún presupuesto asignado, dado que este se calcula "después de saber lo que quieres", si bien sí que se tratará en la fase de diálogo, y ha adelantado que a este proyecto se sumarán otros, que todavía no ha desvelado.

El jefe de departamento de Planeamiento del Ayuntamiento, Ramón Betrán, se ha referido a los depósitos como una obra arquitectónica "importante" que, construida en 1876 según un proyecto de Ricardo Magdalena, supuso la primera red de abastecimiento de agua de Zaragoza y condicionó el urbanismo de la zona, ya que precedió a la construcción de toda la zona del Paseo Sagasta, así como del propio Parque Pignatelli.

Dentro de este vasto terreno, se encuentran también dos edificios -el aljibe enterrado y la casa del guarda- que están catalogados como de Interés Monumental por el Ayuntamiento.

Por su parte, la consejera municipal de Transparencia, Participación y Gobierno Abierto, Elena Giner, ha explicado las distintas fases del proceso, que combina herramientas digitales, como una pestaña en la web del Consistorio que ya está disponible, y presenciales, a través de los distintos centros vecinales de los tres distritos situados junto al parque.

Así, el 26 de febrero se efectuará una visita a la zona abierta a la ciudadanía, que se complementará con informaciones a los vecinos y, tras ella, hasta el 31 de marzo se podrán enviar propuestas.

A partir de ahí, se abrirá una fase de deliberación y valoración de las sugerencias en base a dos grupos: uno en torno a los usos complementarios para los depósitos y otro en torno al diseño del parque, que trabajarán partiendo de las propuestas enviadas.

Por último, tendrá lugar la tercera fase de retorno, en la que las aportaciones finales serán analizadas y sistematizadas para su consulta y toma en consideración técnica y administrativa. 

Etiquetas
Comentarios