Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Solo los buses que lleven más del 25% de trayecto cuando empiece la huelga llegarán al final de línea

La aplicación del nuevo decreto hará que algunos vehículos se retiren a cocheras al iniciar su recorrido.

Los autobuses como el de la línea 35 –en la imagen– viajan completamente llenos durante el horario de la huelga.
Los autobuses como el de la línea 35 –en la imagen– viajan completamente llenos durante el horario de la huelga.
Asier Alcorta

Hoy es el día. Casi una semana después de firmarse un decreto con el que el Ayuntamiento trata de aliviar a los ciudadanos por la incomodísima huelga del bus, hoy –por fin– comenzará a aplicarse después de que la empresa y los trabajadores hayan recibido las instrucciones oportunas. Así, los conductores que vayan a secundar la huelga no podrán dejar a los viajeros tirados a mitad de recorrido ni pasar por las paradas sin recogerlos.

El Consistorio ordena que los buses que a las 9.00 y las 18.00 (hora de inicio de los paros) hayan recorrido más del 25% de su trayecto tienen que llegar al final de la línea prestando servicio. Por el contrario, los que según las previsiones de la empresa solo tuvieran previsto recorrer dos o tres paradas (menos del 25% de su itinerario) irán directamente a las cocheras. La empresa dispone de los cuadros de marchas con los que se ha funcionando estos días y eso le permite saber qué vehículos pueden completar su recorrido hasta el final de línea y cuáles se tienen que retirar directamente.

Esta es la salomónica decisión municipal, después de 70 días de huelga que afecta a las rutinas de 183.000 zaragozanos cada jornada. Teresa Artigas, concejal de Movilidad, explicó que los conductores que lleguen a cocheras más tarde de las 9.00 serán compensados porque la empresa solo les descontará del sueldo la parte correspondiente del paro efectuado. No obstante, ayer los trabajadores se reunieron en asamblea para valorar si esta novedad (de obligado cumplimiento) supone una injerencia en su derecho de huelga.

En el Ayuntamiento preocupa el enquistamiento del conflicto y ayer Artigas volvió a conminar a la dirección (Auzsa) y los trabajadores a reunirse "a más tardar el lunes" para que pongan punto final a sus discrepancias. Este llamamiento para que las partes vuelvan a negociar no deja de ser, sin embargo, otro toque de atención más ante las críticas de los ciudadanos por la inacción del gobierno de ZEC. De hecho, esta tarde (19.00) hay convocada una concentración frente al Consistorio, mientras que el comité de empresa viaja a Madrid para protestar frente a la sede del Grupo Avanza y de la embajada mexicana.Disputa política

Artigas volvió a justificar ayer que el Ayuntamiento tiene poco margen de maniobra e, incluso, aseguró que subir los servicios mínimos (del 33% al 50% tal y como pidió el pleno) empeoraría las cosas. Además, dijo que el origen del problema "es la reforma laboral del PP, que llevó a firmar un laudo en 2013 que no es del gusto de los trabajadores" y aseguró que ZEC ha tomado partida "por la ciudadanía y la legalidad". Artigas también insistió en que el gobierno no pondrá dinero público para solventar la situación y lanzó un dardo envenenado a la anterior corporación recordando el controvertido pago de los 153 despidos de Tuzsa. La socialista Lola Ranera le reprochó la acusación, "que es una falacia", y apuntó que "ZEC dice que son híperhonestos pero en realidad es el nuevo pliego de condiciones de la contrata el que imposibilita esta opción". Ranera, además, criticó al gobierno por defender "a 1.000 trabajadores antes que a 699.000 ciudadanos" y recordó que el Ayuntamiento debe ser garante del servicio público de transporte.

También el concejal del PP Sebastián Contín acusó al alcalde de no querer "escuchar el clamor de la calle" y recordó que los técnicos advirtieron antes de la huelga de que el exiguo 33% de servicios mínimos granjearía problemas "en materia de seguridad y alteraciones de orden público".1,7 millones de ahorro

Por otro lado, el gobierno confirmó ayer que está estudiando destinar los 1.750.000 euros que aproximadamente se ha ahorrado el Ayuntamiento durante los dos meses de paros para devolver la parte proporcional de los abonos mensuales, trimestrales y anuales que los usuarios no han podido disfrutar desde el pasado 10 de diciembre. Artigas reconoció que se trata de un "proceso complejo técnicamente" pero que el ahorro por la falta de servicio se revertirá en mejoras relacionadas con el bus urbano.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión