Despliega el menú
Zaragoza

Servicios mínimos, tensión máxima

Santisteve se queda solo en la defensa del 33% de autobuses durante la huelga y defiende su "neutralidad", ante los ataques de la oposición de alentar el conflicto.

El alcalde Santisteve llevó por iniciativa propia al pleno de ayer –que de antemano se presentaba más que descafeinado– la gestión que está haciendo el equipo de Gobierno de Zaragoza en Común de la huelga del bus urbano. Lo que pretendía ser "una rendición de cuentas" ante la oposición, según dijo, se convirtió en un tenso debate en el que todos los grupos le criticaron con dureza, especialmente por los servicios mínimos del 33% que fijó para los momentos de paros parciales.

"Apoya a 1.000 personas –los trabajadores de Auzsa– frente a 700.000 –los habitantes de Zaragoza–, posiciónese con los zaragozanos", le pidió el portavoz del PP, Eloy Suárez. "Ha planificado el conflicto como un revolucionario de salón más que como gestor de la ciudad", le reprochó el portavoz del PSOE, Carlos Pérez Anadón. "Tienen parte de la culpa del problema por crear falsas expectativas sobre las remunicipalizaciones", opinó Alberto Casañal, concejal de Ciudadanos. "Se han reunido con las partes tarde y mal, tenían que haber intervenido antes", añadió el portavoz de CHA, Carmelo Asensio.

Santisteve, por su parte, defendió su "neutralidad" en el conflicto, dijo que su gobierno no es responsable de la huelga y volvió a pedir un esfuerzo a ambas partes para llegar a un acuerdo. Admitió que los paros parciales "afectan a la vida de todos", pero defendió la huelga como "instrumento al servicio de la negociación colectiva". Pese a la petición unánime de la oposición, dijo que los servicios mínimos del 33% son "proporcionales a las afecciones creadas", y solo admitió una posible modificación "si hay un razonamiento y una justificación". Todos los grupos señalaron que el debate sobre posibles remunicipalizaciones que ha abierto ZEC ha podido contribuir a alentar el conflicto, mientras que Santisteve afirmó que es un debate "desligado" de la huelga.

Ante los ataques recibidos, el alcalde respondió diciendo que al PP "le molesta el Estado constitucional" y acusando al PSOE de "populismo", críticas que ambos partidos devolvieron a ZEC en la siguiente réplica.Uso partidista de la web

El resto del pleno no estuvo exento de tensión, al retirar ZEC el debate de las elecciones de los barrios rurales que había anunciado. El portavoz adjunto del PP, Jorge Azcón, denunció el uso partidista de la web municipal, donde se recogieron valoraciones de la edil de ZEC Elena Giner sobre los resultados de su partido. Además, Azcón sacó el asunto de la paralización de varios proyectos inversores en Zaragoza, a lo que el portavoz del Gobierno, Fernando Rivarés, contestó que el PP "defiende proyectos que tienen que ver con la cultura del pelotazo vinculados a la oligarquía local".

Etiquetas
Comentarios