Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Asociaciones de vecinos y consumidores reciben cientos de quejas por la huelga de Auzsa

?Las principales entidades se hacen eco del "hartazgo" ciudadano ante el conflicto entre Auzsa y los trabajadores.

Decenas de autobuses regresan desde cocheras a prestar servicio, después del paro de la mañana del pasado viernes, en una imagen tomada en el Tercer Cinturón.
Decenas de autobuses regresan desde cocheras a prestar servicio, después del paro de la mañana del pasado viernes, en una imagen tomada en el Tercer Cinturón.
oliver duch

Después de un mes y medio de huelga en el autobús urbano, con paros parciales diarios, son muchos los zaragozanos que se han decidido a mostrar su queja ante un conflicto sin vías de solución a corto plazo. Lo han hecho a través de las principales asociaciones de vecinos y de consumidores de la ciudad, que, a su vez, han trasladado el malestar al Ayuntamiento.

Manuel Ortiz, presidente de la Unión Vecinal Cesaraugusta, se muestra especialmente crítico con la situación creada y reconoce que, a través de las asociaciones que abarca su entidad, han sido "cientos" las quejas: "Algunos miembros de nuestra junta directiva, incluso, han vivido situaciones desagradables, como que te hagan bajar de un autobús con malos modos porque se van a cocheras", afirma. Ortiz insta al Ayuntamiento a garantizar un servicio de calidad y a tomar medidas legales si ello no resulta posible, ante el "temor" de que la situación "se prolongue en el tiempo".

Desde la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, su presidenta, Nieves Boj, que ante todo se muestra "defensora del derecho a la huelga", reconoce que son muchos los vecinos que ya han mostrado su cansancio y que la queja es "extendida", ya que "puede resultar contradictorio, pero hay que tener en cuenta las afecciones que se están dando y, sobre todo, en personas con poca movilidad o mayores". "Desde la Federación pedimos a ambas partes que sean conscientes de los problemas que están granjeando a la gente", expresa.

La huelga y sus efectos cotidianos también se han hecho notar entre las asociaciones de consumidores, como la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), que preside José Ángel Oliván. "No nos han llegado quejas formales por escrito pero sí muchos comentarios". Desde la UCA, eso sí, han trasladado al Ayuntamiento la necesidad de "mejorar" los servicios mínimos, "al menos en los barrios que carezcan de varias conexiones, por lo que se podrían variar en función de la accesibilidad de estas zonas o teniendo en cuenta si hablamos de zonas como las hospitalarias".

Informacu Aragón, otra de las entidades de consumidores asentadas en Zaragoza, también dice haber recibido decenas de llamadas de denuncia ante la huelga. Su presidente, Joaquín Soguero, advierte de lo que considera "un ambiente cada vez más encendido" de muchos vecinos y denuncia situaciones como "que algunos conductores se niegan a parar u otros se dirigen a la gente de malas maneras para que bajen. También nos han alertado sobre líneas como la 31, en la que solo hay dos vehículos para cubrir el paro correspondiente". Desde esta asociación ponen el acento en la afección que tiene la huelga en las personas mayores, "que utilizan a menudo el autobús y tienen su capacidad de movimiento reducida".

Mañana, nuevo intento

A pesar del escepticismo manifestado por vecinos y organizaciones de consumidores, mañana, a las 11.00, se han citado empresa y huelguistas en el Servicio Aragonés de Mediación, el SAMA, para tratar al menos de acercar posturas. El pasado jueves, la empresa habló de volver a aplicar la antigüedad y de completar cuadrantes de descansos, además de otros permisos; y el comité, que criticó la falta de una propuesta concreta, mantenía su reivindicación de subida de sueldo y de levantar el laudo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión