Despliega el menú
Zaragoza

El paseo de la Constitución tendrá carril bici, carril bus y menos espacio para los coches

El tráfico privado se reducirá a un solo carril en sentido entrada a la ciudad, aunque habrá otro para autobuses y taxis. Se abrirá un paso para peatones que conectará el bulevar y la plaza de Paraíso.

El paseo de la Constitución tendrá carril bici, carril bus y menos espacio para los coches
El paseo de la Constitución tendrá carril bici, carril bus y menos espacio para los coches

La calzada del paseo de la Constitución va a sufrir una revolución en toda regla para hacerle hueco a un carril bici que permitirá enlazar las vías ciclistas de Camino de las Torres con las de Independencia y Gran Vía. Los estrechos tres carriles de circulación por cada sentido que hay en la actualidad se van a quedar en dos hacia el centro y otros dos hacia la avenida de Cesáreo Alierta. Además, en dirección entrada a la ciudad uno de ellos será carril bus –reservado para autobuses urbanos y taxis–, por lo que quedará uno solo para el tráfico privado.

Los carriles bici partirán en Cesáreo Alierta desde Camino de Las Torres. Irán uno por cada lado de la calle, y serán unidireccionales, en el mismo sentido de circulación que el resto del tráfico. Se situarán a la altura de la calzada, separados por bolardos de plástico y llegarán a través de Constitución hasta la plaza de Paraíso, permitiendo así un espacio propio a las bicicletas en unos viales que hasta ahora suponían un peligro por la alta densidad de tráfico y el estado de la calzada. Tras superar el cruce con el paseo de la Mina, comenzará el carril bus, pero solo en el lado con dirección al centro. En el contrario no se considera necesario por tener un flujo menor de tráfico.

El servicio de Movilidad cree que el carril bus dará una mayor agilidad al transporte público en el paseo de la Constitución, por el que transitan cinco líneas –más las que se desvían ocasionalmente cuando se corta el paseo de la Independencia–. Eso sí, la consecuencia directa será que en las inmediaciones de la plaza de Paraíso solo quede un carril para el resto de vehículos, por lo que se corre el riesgo de se convierta en un embudo.

Fuentes del área de Movilidad reconocen que el objetivo de la medida, además de favorecer el transporte público y los desplazamientos en bicicleta, es "desincentivar el uso del coche para atravesar la ciudad". Las citadas fuentes apuntan que el único carril que quedará disponible para el tráfico privado será suficiente para absorber el flujo de vehículos que acude al centro, y que el reto es eliminar los que pasan por ahí solo para atravesarlo y llegar a otros barrios más periféricos. Ejemplifican este proceso de salida de vehículos del centro en los aforos de la plaza de Paraíso, que hace una década detectaban el paso de 110.000 vehículos al día y por donde ahora pasan 60.000.

Casi tres meses de obras

El proyecto permitirá también mejorar la movilidad peatonal en el bulevar de Constitución. Para empezar, porque se prohibirá la circulación de bicicletas –que deberán ir por el carril bici– y además porque se va a dar cierta continuidad peatonal al propio bulevar. Los viandantes por fin podrán cruzar del espacio central de Constitución a la plaza de Paraíso y, de ahí a Gran Vía. Se evita así el gran rodeo que ahora hay que dar por Sagasta o por el paseo de Pamplona. Para ello habrá que hacer ciertos retoques en los semáforos para evitar que los vehículos se queden cruzados.

Además, se va a prohibir el giro que se puede hacer desde Arquitecto Yarza hacia la plaza de Paraíso. Ese tramo de calzada se va a poner al nivel del bulevar para cortar una discontinuidad.

El equipo de Gobierno municipal prevé poder comenzar las obras en febrero, unos trabajos que durarán tres meses y cuyo valor se calcula en alrededor de 200.000 euros con cargo al presupuesto de este año.

Etiquetas
Comentarios