Zaragoza

El Ayuntamiento prevé trasladar el Centro de Protección Animal al Polígono Empresarium

?Pasaría allí el servicio que ahora se presta en Peñaflor, en un centro por primera vez de titularidad municipal.

En la imagen, Tauste, uno de los perros que busca dueño, del Centro de Protección Animal
En la imagen, Tauste, uno de los perros que busca dueño, del Centro de Protección Animal
HA

El borrador del presupuesto municipal de este año contempla una partida de 120.000 euros para la construcción de un Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Zaragoza, que se prevé levantar en terrenos municipales del Polígono Empresarium, en el entorno de la Cartuja Baja.

El actual servicio se presta en Peñaflor a través de una contrata dependiente del Consistorio que aporta las instalaciones, los vehículos de recogida de animales y trabajadores, por lo que la previsión es que a partir de este año se cuente con estas instalaciones de titularidad municipal.

"A raíz de 2012 se empezaron a desarrollar políticas de sacrificio cero y se recogen una media de 1.000 perros al año solo en el término de Zaragoza. Aunque estamos en unas cifras de adopción por encima del 90%, con ese número de animales las instalaciones se quedan insuficientes", explica Manuela García, directora de la Oficina de Protección Animal del Ayuntamiento de Zaragoza. Los perros que llegan al centro, o están abandonados -no llevan chip-, y si llevan chip se trata de localizar al propietario, pero hay casos en los que no se encuentra o se encuentra pero renuncia a su tenencia, por lo que los animales también son acogidos en el centro.

El nuevo centro proyectado contará con oficinas y dependencias generales, un aula multidisciplinar para realizar cursillos, charlas y actividades de concienciación y divulgación, zona de reubicación de gatos salvajes, gatoteca para la adopción de gatos, clínica y naves para los animales, con espacios separados entre perros y gatos.

La previsión del Consistorio es que en el verano el futuro centro ya esté ejecutado en una primera fase, de modo que ya pueda hacerse el traslado a las nuevas instalaciones. En paralelo, se tendría que volver a sacar a licitación el contrato del servicio público con nuevas condiciones, ahora con una prórroga de un año que finaliza el próximo mes de junio.

Desde la Oficina de Protección Animal insisten en que en las nuevas instalaciones, además de dignificar la vida de los animales, se realizarán actividades "para trabajar el origen del problema, es importante que se sea consciente de las responsabilidades que supone tener un animal, que se tienen unas obligaciones con ellos y con la sociedad", explica García, además de insistir en la importancia de denunciar cuando se vea maltrato, de esterilizar y de no comprar compulsivamente.

Etiquetas
Comentarios