Despliega el menú
Zaragoza

Cárcel para un futbolista que rompió la cara a otro de un fuerte puñetazo

La agresión se produjo en San Juan de Mozarrifar durante un partido de fútbol 7 y la víctima llegó a quedarse inconsciente.

El Juzgado de lo Penal número 7 de Zaragoza acaba de condenar a seis meses de prisión a un jugador de un equipo de fútbol 7 por las graves lesiones que causó a un contrario al propinarle un fuerte puñetazo en la cara que le dejó inconsciente durante varios minutos. Como consecuencia del golpe, el agredido sufrió traumatismo facial con fractura del arco zigomático izquierdo y rotura de pared lateral del seno maxilar izquierdo. Lesiones que le obligaron a pasar por el quirófano y precisaron de cuatro días de hospitalización y tres meses de cura.

Los hechos se produjeron en la mañana del pasado 14 de marzo en el transcurso del partido que disputaban los equipos Diarreal y Sayca en San Juan de Mozarrifar. Según reflejó el árbitro en el acta y corroboró después como testigo en el juicio, corría el minuto 7 de la segunda parte cuando José Ramón Ariza hizo una fuerte entrada a un oponente. Este último le recriminó la patada, lo que dio lugar a un cruce de empujones entre ambos.

Finalizada la disputa, cuando el jugador que había recibido la entrada hablaba con un compañero, el ahora condenado se le aproximó por un lateral y "con intención de menoscabar su integridad física" le asestó el puñetazo. Lo hizo, aseguraron varios testigos en la vista y concluye ahora el juez, "tras coger impulso". Hecho que aumentó la potencia del impacto y la gravedad de las lesiones.

Al quedar la víctima inconsciente en el suelo, el árbitro tuvo que suspender el encuentro y requerir una ambulancia para que trasladara al jugador a un centro hospitalario. En cuanto al agresor, su detención no se produjo hasta cuatro días después, cuando el futbolista del Sayca recibió el alta médica y pudo interponer la correspondiente denuncia.

La Fiscalía pedía un año de prisión para el autor del puñetazo, mientras que la acusación particular, a cargo del letrado Javier Rodríguez Domínguez, solicitaba una condena de dos años y medio. De ahí que, pese a dictarse una sentencia condenatoria, este último tenga intención de recurrir. Por ello y porque estima que la indemnización a la que deberá hacer frente el agresor, 9.180 euros, debería ser mayor.

El condenado también presentó cargos contra el oponente al que partió literalmente la cara, ya que, según este, en el momento en que intercambiaron empujones también le dio un manotazo. Sin embargo, el juez entiende que no cabe reproche penal sobre este tortazo, ya que fue "en caliente" y derivado de un lance del juego y de la fuerte patada recibida.

Etiquetas
Comentarios