Despliega el menú
Zaragoza

Un informe municipal avala el pago a Auzsa de los 2,1 millones que costaron los 153 despidos

Dice que la reducción del servicio que aplicó el Ayuntamiento le obliga a abonar las indemnizaciones con dinero público. El Consistorio recibe los justificantes de la empresa varios meses después.

El Ayuntamiento decidió que los servicios mínimos de la huelga fueran del 33%.
El Ayuntamiento decidió que los servicios mínimos de la huelga fueran del 33%.
José Miguel Marco

Un informe municipal justifica y avala el pago a Auzsa con cargo al erario público de las indemnizaciones por los 153 despidos de Auzsa en 2013. El documento considera que el abono de 2,1 millones de euros que hizo el Ayuntamiento –entonces bajo el mandato del PSOE– a la empresa concesionaria fue correcto, y que se justifica en la reducción del servicio de bus urbano que aplicó el propio Consistorio. Sostiene que, en caso contrario, Auzsa podría haber planteado "una reclamación por desequilibrio económico".

El Gobierno de la ciudad, ahora bajo las siglas de Zaragoza en Común (ZEC), dio cuenta ayer de este informe, a pesar de que se terminó de elaborar hace casi un mes. Fue ZEC quien lo encargó cuando, al conocer el pago decidido por el Gobierno de Belloch, quiso saber si aquel acuerdo se podía revisar. Mediante aquella decisión, el Ayuntamiento asumió el pago de las indemnizaciones a los conductores despedidos cuando cambió la contrata del bus de Tuzsa a Auzsa, así como casi 200.000 euros de multa de Trabajo por la falta de preaviso a los empleados y otros 170.000 de la minuta de los abogados que defendieron a la empresa.

Sin embargo, el informe, firmado por el director de Régimen Jurídico y por la jefe de departamento de Contratación y Patrimonio, viene a respaldar la decisión tomada en su día. ZEC anunció ayer que, pese a ello, va a seguir adelante en su intento de lograr que se declare la lesividad del acto administrativo. Así, pretende que los tribunales le permitan revocar el acuerdo por considerar que fue una decisión incorrecta, tomada por el Ayuntamiento, pero contraria a los intereses municipales. De forma paralela, en los juzgados se están investigando los hechos. Un juez ha admitido la querella presentada por el sindicato Somos y ha solicitado diversa documentación al Ayuntamiento.

El informe municipal recuerda que cuando cambió la contrata el Ayuntamiento obligó, mediante el pliego de condiciones del contrato, a que Auzsa asumiera toda la plantilla de Tuzsa. Sin embargo, para fijar los pagos por kilómetro que había que abonar a Auzsa se tuvo en cuenta un servicio con 20,4 millones de kilómetros al año, cuando finalmente el pliego estableció 18 millones de kilómetros. El informe sostiene que se debería haber aumentado el precio por kilómetro a pagar a la empresa y que, de lo contrario, "es justo considerar que los costes derivados de indemnizaciones por reestructuración de la plantilla sean resarcibles", ya que el Ayuntamiento tiene "la obligación de compensar económicamente al concesionario" para mantener el equilibrio financiero del contrato.

El informe resta importancia al hecho de que el pliego de condiciones señale que el Ayuntamiento "en ningún caso asumirá ninguna responsabilidad" con los trabajadores y que no tendrá "obligación alguna de responder de las obligaciones de la nueva sociedad frente a dichos trabajadores", uno de los argumentos en los que se ha basado el actual equipo de Gobierno municipal.

Además, en el documento elaborado por los técnicos del Ayuntamiento se da cuenta de que Auzsa aportó el mes pasado las facturas, transferencias y dosieres completos del pago de las 153 indemnizaciones. El Consistorio había autorizado el pago en el mes de junio, y hasta ahora toda la justificación que obraba en su poder para permitir el pago de los 2,1 millones de euros era una simple hoja de cálculo de la contabilidad de la empresa –sin firma ni fecha de entrada en el registro del Ayuntamiento– en la que figuraba el pago de Auzsa a los empleados de la citada cantidad.

Etiquetas
Comentarios