Despliega el menú
Zaragoza

"Eran unos vecinos muy callados y nunca les habíamos oído discutir"

La mayoría de los vecinos de la comunidad no se han enterado del suceso hasta por la mañana.

El asesinato de Coral G. G. a manos de su marido, cuyas iniciales son S. R. G., ha sorprendido a la gran mayoría de sus vecinos a primera hora de la mañana.  "Sobre las 5.30 he oído unos ruidos poco habituales y me he sorprendido, pero no le he dado más importancia. Unas horas después, he salido y me han comentado la situación", explica una vecina del bajo. 

Como ella, algunos de los que compartían rellano con la pareja tampoco han sido conscientes de lo ocurrido. "Como cada uno está a un lado del rellano y hay una puerta en medio, no hemos oído nada. De hecho, nunca hemos escuchado discutir a la pareja", sostiene un vecino del cuarto. 

"Nos hemos enterado a las 8.00 cuando al salir de casa hemos visto el coche de la Policía", recalca. Al mismo tiempo explica que eran unos vecinos normales, aunque no les gustaba mucho hablar. "Eran muy callados, muy suyos, simplemente saludaban", puntualiza. 

El resto de habitantes del inmueble prefieren no comentar la situación. De hecho, muchos de ellos ni siquiera ponían cara a la pareja después de llevar viviendo unos 18 años en la comunidad.

Los hechos ocurrieron en el número 295 de la avenida Cataluña de Zaragoza. Hacia las 5.15 unos vecinos llamaron al 091 al escuchar una fuerte discusión y algunos golpes. Finalmente, cuando la Policía llegó, encontró el cuerpo sin vida de la mujer en el interior del piso. Se trataba de una pareja de nacionalidad española, casada, que no tenía hijos y vivía sola en este domicilio.

Etiquetas
Comentarios