Despliega el menú
Zaragoza

Suciedad y cacas de perro en María Lostal

Vecinos y padres del colegio Carmelitas lamentan el incivismo de algunos y el mal estado que presentan las aceras.

Deterioro que presentan las aceras de la calle María Lostal
Deterioro que presentan las aceras de la calle María Lostal
M. M.

Vecinos de la céntrica calle María Lostal y del colegio Carmelitas critican la falta de civismo de algunos dueños de perros de la zona que han hecho de una parte de esta calle "el pipican del vecindario", como lo describe Ángeles, una vecina, quien afirma que la zona hay días "que parece un estercolero".

María Lostal, una vía entre León XII y Camino de Las Torres atravesada por San Vicente Mártir, tiene en uno de sus lados de la mitad de la calle el muro del colegio Carmelitas, sin árboles, ni comercios, ni viviendas, por lo que esta acera es utilizada habitualmente por algunos dueños de perros para sacar a sus mascotas.

Desde hace un tiempo, el colegio abrió por ese lado un acceso para los alumnos desde Primero de Primaria hasta Cuarto de la ESO, por lo que por las mañanas los padres se encuentran con las sorpresas que dejan los perros y que sus dueños no se molestan en recoger. “El curso pasado solicitamos al Ayuntamiento una limpieza más a fondo y sí que se hizo, pero con el nuevo curso volvemos otra vez a lo mismo. Ha habido muchas quejas de padres e incluso alguno ha llamado a la policía; nosotros, como AMPA, vamos nuevamente a solicitar una limpieza exhaustiva”, dice Laura Barredo, del AMPA de Carmelitas.

"Esto es un problema de hace mucho tiempo, lo que pasa es que desde que abrieron la puerta del colegio eso ahora se llena de críos y de familias, y es normal que se quejen", dice por su parte César, del negocio Más Madera, localizado en la misma calle.

Un incivismo que aún acrecienta más la sensación se suciedad de una calle con poca iluminación y con aceras muy deterioradas, con baldosas rotas, ennegrecidas y sin ninguna uniformidad. "Han arreglado casi todas las calles de la zona, pero en esta echaron asfalto y dejaron las aceras sin hacer", lamenta César.

Un estado que no ayuda en nada a potenciar los comercios que abren en ella. "Es una calle que está en pleno centro y da pena verla. Si la mejorarán un poco dejaría de ser una calle de paso y tendría más vida", remacha por su parte Ángeles.

Etiquetas
Comentarios