Despliega el menú
Zaragoza

Más de 130 comercios ya habían solicitado la decoración navideña que deniega el Consistorio

El Ayuntamiento veta los árboles ornamentales y las moquetas rojas porque pueden provocar caídas. El mercadillo de la plaza de San Francisco podría no instalarse este año por las altas tasas municipales.

Imagen de archivo de los abetos y las moquetas que ponían los comercios en anteriores campañas.
Imagen de archivo de los abetos y las moquetas que ponían los comercios en anteriores campañas.
l. gimeno

Faltan pocos días para el inicio de la campaña de Navidad pero en las calles apenas se ven luces, campanitas, brotes de muérdago y, mucho menos, alfombras rojas con las que los comerciantes tradicionalmente invitaban a los consumidores a visitar sus tiendas. El Ayuntamiento ha vetado este año las moquetas en las calles y los abetos decorativos, que más de 130 establecimientos adheridos a Cepyme Aragón (Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa) ya habían solicitado.

 

"Todo son trabas, problemas y cortapisas", denuncia Miguel Ángel Compadre, secretario del Consejo de Comercio, que se queja del ‘doble rasero’ municipal que permite que las calles se llenen de tenderetes durante las fiestas del Pilar pero luego impide a los establecimientos ‘de toda la vida’ poner decoración navideña. Compadre –además– cita otros ejemplos como el de la plaza de San Francisco, donde habitualmente se instalaba un mercadillo navideño con una churrería y para el que ahora se solicita una tasa de 4.000 euros (el año pasado ya se pagaron 2.000). En 2014 a los comerciantes del Caracol también se les solicitó una tasa e incluso una fianza de mil euros para poder colocar el letrero luminoso que desea ‘Feliz Navidad’ a sus clientes.

Informes en contra

Desde el área de Servicios Públicos del Ayuntamiento se insistió ayer en que la prohibición solo afecta a las moquetas y los abetos colocados en la vía pública, y se invitó a los comerciantes a solicitar "otro tipo de decoración navideña". El Consistorio justifica su veto en informes del área de Movilidad Urbana y de la Policía Local que señalan que las alfombritas pueden provocar caídas y resbalones –a pesar de que las tiendas tienen seguros de responsabilidad civil– y también en que dificultan la limpieza pública. "Este tipo de elementos no están anclados al suelo sino sujetos al pavimento únicamente con cintas adhesivas", explican fuentes municipales, que aseguran que las alfombras "impiden actuaciones de limpieza viaria como los barridos o los baldeos".

El secretario del Consejo de Comercio, Ángel Gálvez, recordaba ayer que el pasado año se instalaron "sin problemas" más de cien abetos y árboles en los comercios de Zaragoza y más de 300 metros cuadrados de las moquetas, "que ahora se considera que dificultan el paso en las calles".

Aunque Cepyme presentó alegaciones a la negativa municipal de autorizar su decoración navideña, la Confederación –que integra a 25 asociaciones de pequeño comercio– aún no ha recibido respuesta y ha tenido que cancelar sus pedidos a los proveedores. Además, a falta de una semana para el inicio de campaña (el Belén del Pilar se inaugura el día 2), aunque el Consistorio cambiara de opinión, los comerciantes dicen queya no estarían a tiempo para reaccionar.

El Consistorio no parece dispuesto a dar su brazo a torcer dado que ayer, aunque subrayó su apoyo al pequeño comercio, argumentó que "el criterio general es autorizar el uso de la vía pública para fines de interés general, esto es, sociales, culturales o similares. La instalación de moquetas en la acera no se entiende que encaje en las finalidades de uso del dominio público".

Los comerciantes han mantenido en los últimos meses dos reuniones con la concejal de Fomento, Arantza Gracia, y "aunque las formas han sido exquisitas", piden a la edil que pase "de las buenas palabras a los hechos". Además, también sugieren al Gobierno municipal que apueste por descentralizar los actos navideños para que lleguen a los barrios y estos puedan competir con las grandes superficies. El presidente de Cepyme-Aragón, Aurelio López de Hita, apuntó que el Consistorio les ha transmitido que "se está trabajando" para considerar las campañas del pequeño comercio "de utilidad pública" y recordó que "las administraciones deberían estar al servicio de los ciudadanos y agilizar la tramitación de aquello que demanden".

Etiquetas
Comentarios