Despliega el menú
Zaragoza

El instituto de Tarazona espera la ampliación del taller de automoción

El inicio de las obras se ha retrasado por problemas en la adjudicación.

La ejecución de las obras de ampliación del taller de automoción del instituto de Enseñanza Secundaria Tubalcaín de Tarazona se ha retrasado. Su inicio estaba previsto en verano, pero el proyecto acumula ya varios meses de demora por una serie de problemas en la adjudicación de los trabajos.

“Se licitó la obra, salió a concurso y están revisando algún pequeño problema que pueda haber con alguna oferta que no es del todo fiable, y hasta que no se resuelva no empezarán, pero está al caer y nos han confirmado que no tardarán”, asegura el director del instituto, Tomás Zueco.

No es la única obra a la que aspira el centro, ya que el equipo directivo también ha planteado una reforma interior en los talleres de mantenimiento. Se trata de eliminar paredes y comunicar espacios para que quede una zona de trabajo más funcional. “Es una demanda de hace muchos años porque al tener dos talleres quieren unirlos y remodelarlo un poco. Nos gustaría llevarlo a cabo pero dependerá de los presupuestos”, indica Zueco.

Por el momento se ha cursado la solicitud para cubrir esta necesidad y también la renovación de la pista de futbito. Y es que el campo de fútbol sala presenta un estado muy deteriorado, con un firme lleno de grietas y poco uniforme.

Mientras se concretan estos proyectos, lo que sí se ha realizado en el centro ha sido el cambio de las luces de emergencia. “Hacía falta cambiarlas porque alguna no funcionaba, y la normativa exige que funcionen todas las que están encima de las puertas, y ha sido un desembolso bastante importante porque tenemos muchas puertas”, comenta el director.

También se ha continuado con la renovación de ventanas en el edificio viejo. “Pensando en la eficiencia energética, poco a poco las vamos remodelando y ahora se han cambiado las tres plantas de un lateral que da al patio”, dice Tomás Zueco.

El instituto está formado por dos bloques de edificios, y en el más antiguo ya se han cambiado todas las ventanas. “En el más nuevo las ventanas están un poco mejor y de momento así se quedan porque no es una prioridad, aunque más adelante habría que replantearse la renovación también en esta zona porque aunque es de construcción más reciente, ya tiene sus años”, cuenta el director.

El coste de ambas actuaciones, luces de emergencia y ventanas, las ha asumido el propio instituto gracias al remanente económico con el que contaba.

Etiquetas
Comentarios