Despliega el menú
Zaragoza

Miguel Calahorrano: "Hemos ayudado a 500 familias para sus hipotecas en Zaragoza"

El embajador de Ecuador en España se reunió con el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, para hablar de la asistencia legal a los ecuatorianos sobre la compra de pisos.

El embajador ecuatoriano Miguel Calahorrano, en Zaragoza.
El embajador ecuatoriano Miguel Calahorrano, en Zaragoza. o. duch
o. duch

Miguel Calahorrano, embajador de Ecuador en España desde hace casi tres años, llegó ayer a mediodía a Zaragoza con el asesor jurídico Ángel Loja y lo recibió en la estación Delicias el vicecónsul José Castiella para acompañarle en la reunión con el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve. El encuentro se prolongó durante una hora para centrarse en la asistencia legal gratuita a los ecuatorianos afectados por hipotecas, que atiende en Zaragoza en la sede del Consulado honorario. Trataron también sobre la colaboración con el Ayuntamiento para difundir la cultura ecuatoriana, la promoción de Ecuador como destino turístico en Zaragoza y acciones para integrar a la comunidad ecuatoriana con la cesión de espacios deportivos y practicar ecuavoley (una variante del voleibol originaria de Ecuador).

-¿Cómo han solucionado el problema de las hipotecas para los ecuatorianos, que fue una de las causas de su presidente Rafael Correa con la crisis en España?

Nosotros damos una asistencia legal gratuita. Aquí tenemos un centro de atención en el que hay tres abogadas y un abogado. Hemos ayudado a unas 500 familias y creemos que debe haber otras 500 más, que tenemos que atender. Damos el apoyo porque hay mucho acoso de los bancos hasta que se comienzan a entablar los litigios. Cuando las entidades bancarias se dan cuenta de que los afectados tienen una protección legal detienen ese proceso. Muchas veces generan daños psicológicos a las familias.

-¿Qué han conseguido en estas negociaciones con los bancos? ¿Han firmado la dación en pago?

En algunos casos sí, por supuesto. Cada vez estamos ganando más casos. Esencialmente, aspiramos a que las familias pueden quedarse con el bien inmobiliario y que lo que conseguimos en otros lugares, como lograr una quita o reestructurar la deuda, se extienda aquí. En ocasiones logramos pagar una cuota que los bancos llaman sostenible para que las familias puedan asumir y se quedan con el bien. Se establece un nuevo plazo de cinco años, digamos que de gracia, hasta que la familia se recupere de la situación económica. Por eso preferimos esta solución, porque ya veremos qué les pasa en esos cinco años. Pero cada familia decide el camino y si quiere luchar. Algunos quieren volver a su país, Ecuador, y ya no quieren saber nada más del lío, deciden que sea la dación en pago, la condonación de la deuda y quedarse en blanco. Otros prefieren no regresar y permanecer aquí.

-¿Cuántos ecuatorianos que residían en Aragón han regresado a su país a consecuencia de la crisis económica desde 2008?

Según nuestras estadísticas, en Aragón hay unos 11.000 ecuatorianos todavía. En 2011, la población llegó hasta 500.000 en toda España y han regresado unos 50.000. Son un 10% los que se han vuelto también desde Aragón. En total, hay unos 250.000 que tienen la doble nacionalidad española y ecuatoriana, lo que es una especie de ancla que les permite ir y venir para buscar trabajo en el resto del norte de Europa. El esquema habitual es que permanece la familia en España porque la madre se queda al tener trabajo y los hijos quieren quedarse, no regresar a Ecuador, porque están acostumbrados a vivir aquí. Además, hay rasgos comunes como la lengua y la religión, la Virgen del Pilar o la música. Pero los padres buscan trabajo en otros lugares. Eso nos genera problemas porque las familias se desestructuran y hay problemas graves, pero con esa situación tenemos que bregar.

-Parece que la historia de la migración ha dado la vuelta a la tortilla en los últimos años. ¿Ecuador es receptor de empresarios y profesionales de Aragón, como toda España, porque son una economía emergente a pesar de la migración?

En el año 2000 hubo una crisis muy fuerte en Ecuador y se produjo un éxodo violento que creció dinámicamente. Si en España había 20.000 ecuatorianos en 1999, subieron hasta 500.000. Hoy en día, Ecuador ha cambiado. Desde 2007 hasta aquí, España ha enviado a nuestro país a unas 20.000 personas, que suelen tener un título de cuarto nivel y nosotros andamos buscando para subir el de nuestras universidades y las empresas, para que mejore el manejo de las mismas. Hay empresas españolas muy importantes que se han instalado allí y han generado también empleo para sus compatriotas en nuestro país. Así como los ecuatorianos fueron bien recibidos aquí, los españoles lo son también en Ecuador.

-¿Viene a ver al alcalde de Zaragoza solo por el asunto de las hipotecas o trae más asuntos en la cartera para tratar?

Lo de las hipotecas es uno de los asuntos, pero también aspiramos a buscar otros acuerdos para mejorar la vida y promover el bienestar de nuestros compatriotas en Zaragoza, tanto en el aspecto deportivo como artístico. A nuestros jóvenes les gusta mucho bailar nuestras danzas, como jugar al ecuavoley, que se juega tres contra tres y es un voleibol especial de nuestro país. Y queremos llegar a acuerdos con el señor alcalde para el uso de lugares públicos y poder practicar eso nuestros jóvenes. Además, hablamos de la lucha que llevamos sobre el problema hipotecario.

-¿Conoce el caso de un ecuatoriano que vivía en Zaragoza y fue asesinado en Berlín?

No lo conozco (el vicecónsul José Castiella apunta que la familia del joven se presentó para ayudarles, pero se fueron a Berlín).

Etiquetas
Comentarios