Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Encierro y una guagua en El Burgo de Ebro

Los vecinos del pueblo cerrarán este jueves las fiestas de San Roque con un programa repleto de celebraciones taurinas.

Los vecinos de El Burgo de Ebro disfrutaron ayer por la mañana de un encierro tranquilo.
Los vecinos de El Burgo de Ebro disfrutaron ayer por la mañana de un encierro tranquilo.
Aránzazu Navarro

La jornada amaneció soleada y fresca este miércoles en El Burgo de Ebro, donde más de 200 personas se congregaron en la calle Mayor de la localidad zaragozana para divertirse con el encierro matutino. A las 12.00, y tras los pertinentes anuncios en los que se recordaba el reglamento taurino, Vicente Royo, concejal de Bienestar Social, lanzó el cohete que daba la salida a la primera vaquilla.

Aunque hubo bastante público, pocos se atrevieron a ponerse delante de los astados. "Los encierros de la mañana suelen ser más tranquilos. La discomóvil hace estragos", comentaba Royo.

Los animales de la ganadería de los Hermanos Ozcoz se fueron dando el relevo para recorrer la calle embistiendo las banderas y prendas de ropa que los vecinos ondeaban a través de los barrotes. La anécdota la dio una mujer, que no pudo retener el palo con el que agitaba un paño rojo y que la vaca se llevó de recuerdo enganchado en los cuernos.

En la hora y tres cuartos que duró el acto hubo tiempo también para algún que otro pequeño susto. El primero llegó con la segunda vaquilla, que casi alcanzó a un hombre, que tropezó al escapar del animal. El otro incidente se produjo cuando uno de los astados introdujo el cuerno en la valla de protección, de manera que los jóvenes que allí observaban el festejo tuvieron que retirarse sobresaltados. Y eso que uno de ellos, Marcos Horno, no quería salir en el encierro porque "juega al fútbol, y si no, mal tema". Aún así, el muchacho declaró que sus actos preferidos eran "las vaquillas y las orquestas".

Gusto parecido al que declaró María Ester Lozano, vecina de la localidad que tras confesar que las fiestas se le habían hecho "cortas", apuntó a las vacas y a las actividades para niños como los puntos fuertes del programa.

Otro es la guagua, un autobús decorado de manera colorida y situado en medio del recorrido de las vaquillas. César Girón es su propietario y lo saca para los festejos desde hace 35 años. "Si no esta la guagua parece que falta algo", afirma Girón.Último día de astados

Los burgoleses vivirán este jueves una jornada muy taurina en el que es el último día de estas fiestas en honor de San Roque. La mañana comenzará con los divertidos carretones infantiles, que recorrerán el trayecto desde la puerta del Ayuntamiento hasta la plaza de toros persiguiendo a los niños.

De estos astados de pega se pasará a unos más peligrosos con el encierro matutino. Luego está prevista tarde de vacas en la plaza de toros, con diferentes premios para los mejores recortadores. El último encierro será a las 20.30. Las fiestas patronales concluirán con la traca de fin de fiestas. Aún así, la discomóvil en el pabellón entretendrá a los que quieran alargar un poquito más los festejos de este 2015.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión