Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

Manos a la obra en las peñas de Villanueva

Los siete días festivos que comienzan hoy en el municipio zaragozano de Villanueva de Gállego vienen precedidos por un sinfín de preparativos a cargo de los peñistas.

Los jóvenes de La Resaca dedicaron la tarde de ayer a preparar los disfraces de fiesta.
Los jóvenes de La Resaca dedicaron la tarde de ayer a preparar los disfraces de fiesta.
Aranzazu Navarro

Puede que los medios no sean los más abundantes, pero los vecinos de Villanueva de Gállego suplen esta carencia con ganas, entusiasmo y mucho trabajo. Como cada año por estas fechas, las grandes protagonistas de la organización son las peñas de la localidad, que viven unos días ajetreados en los que todo es trabajo para lo que viene después: siete intensas jornadas de fiestas en honor de las Santas Reliquias.

El Revuelto es una de las peñas más grandes del municipio; surgió en 2008 de la unión de diez o doce de estas asociaciones. Ahora, sus 40 miembros, con edades entre 24 y 33 años, se organizan por turnos para limpiar el local de la asociación y comprar la comida y la bebida. Los ‘revueltos’ son de los más implicados en la preparación de las fiestas. Ayer, varios miembros de la misma dedicaron la tarde a preparar una de las carrozas para los desfiles.

Además, el próximo domingo ofrecerán un almuerzo a los vecinos que quieran -o puedan- acercarse a las 8.00 a la calle de Palafox. "Ya hemos preparado el guiso de pollo escabechado. Ese día haremos los huevos fritos", explica Rubén Abadía, miembro de El Revuelto, mientras ayuda con la puesta a punto de la carroza.

Otra de las peñas que ayer se encontraba en plenos preparativos es La Resaca. La mayor parte de los 22 jóvenes que la componen han nacido en 1995, llevan cinco años juntos, y, como es habitual en estas asociaciones, surgió de la unión de cuatro peñas distintas. Reparar el local en el que se reúnen, comprar provisiones para estas fiestas o, como en la tarde de ayer, preparar el atrezo para el concurso de disfraces del próximo lunes ("lo mejor de todas las fiestas", según Luis Cativiela, de La Resaca), son algunas de las tareas para las que los peñistas se tienen que organizar. Como cuenta Luis, ellos optan por ir en grupos grandes a cumplir con las diversas tareas. "Solemos llevar una lista con lo que hacer, pero como si no", confiesa el joven.

La forma de obtener los fondos para afrontar estos gastos es también la habitual en este tipo de agrupaciones: se van haciendo derramas puntuales para pagar cada reparación o compra de material, además de una mensual para abonar el alquiler del local. "Ahora para las fiestas hemos puesto 55 euros cada uno para bebidas, hielos...", añade Luis.El uniforme peñista

La Resaca es también la iniciadora de una tradición muy particular: los miembros de las distintas peñas del pueblo intercambian las correas de los petos con sus amigos y conocidos de otras asociaciones. Y es que si algo distingue a los peñistas es su particular uniforme, tan colorido y omnipresente en las fiestas de los pueblos. Los petos y camisetas -normalmente con el nombre de la peña grabado-, se compran con antelación y del mismo color según la asociación a la que pertenezcan.

Así, en La Resaca eligieron para estas prendas el rosa y negro, que adquirieron en la clásica tienda de disfraces Bacanal, en el centro de Zaragoza. Pero en uno de los bancos de Villanueva los colores que ayer predominaban son el rojo y el azul. Allí, una veintena de jóvenes peñistas -todos tienen menos de 12 años- se encontraban decidiendo la unión de sus peñas. Los Futboleros, la asociación masculina, y La Derrama, femenina, se unieron ayer en El Desorden.

Ahora los jóvenes tienen por delante un montón de trabajo. Como cuenta Marcos, de 11 años: "Vamos buscando por ahí el local, mirando dónde nos metemos". Además tendrán que buscar unas prendas del mismo color para todos, algo de lo que, como admite Lorena, también de 11 años, se encargan sus madres. "Ellas hablan por un grupo y luego nos lo dicen a nosotros", explica la niña.Sin barreras

El recorrido por las calles del pueblo muestra cómo las peñas son asociaciones que no entienden de edades ni sexo. Los diversos locales que salpican el pueblo esconden cada uno una agrupación muy diferente con una misma filosofía: divertirse con los seres queridos. Hay peñas de adolescentes, que en algunos casos apenas llegan a la mayoría de edad, como la de La Resaca, de niños menores de 12 años como Los Futboleros o La Derrama, e incluso de padres con sus hijos, como la de Las Eras, que demuestran que la paternidad no está reñida con este tipo de asociaciones festivas.

Mónica Gracia, de esta peña, admite que aunque ahora sean más "papás", se encuentran "muy bien" en la peña. Además, "los críos corren, juegan... se divierten mucho", resume Mónica. No es para menos, ya que en Las Eras participan 18 adultos y 17 niños, por lo que encontrar compañeros de juegos no es difícil para los niños.

Sin embargo, el número no es algo que importe en Los 4 Gatos. Esta asociación, compuesta por solo cuatro miembros, será la encargada de repartir sangría en el pregón de hoy. Allí, todos los vecinos se reunirán, con las tareas ya cumplidas, para ver el inicio de sus fiestas mayores.

Entre los actos programados para los próximos días, la misma diversidad que la que se encuentra entre las distintas peñas: vaquillas, discomóvil, concurso de disfraces... pero como define Javier Morer, concejal de Deporte, Festejos y Juventud, la meta común del programa es "abrir los festejos gratuitos a todos los públicos". Para ello, el Ayuntamiento aporta subvenciones para los preparativos de las peñas, ya que ese objetivo sería imposible sin la implicación, esfuerzo y ganas que cada año aportan los peñistas de Villanueva de Gállego.

Etiquetas
Comentarios