Zaragoza
Suscríbete

Utebo canta el 'Pobre de mí' para despedirse de Santa Ana

Las vaquillas, con encierro también para los pequeños, y la orquesta cerraron la última jornada festiva.

Los jóvenes que se atrevieron a recortar a las vaquillas levantaron los aplausos en Utebo.
Los jóvenes que se atrevieron a recortar a las vaquillas levantaron los aplausos en Utebo.
Aránzazu Navarro

Después de cuatro días dedicados a los niños, a los peñistas, a los mayores, a las mujeres y, cómo no, a la patrona, Utebo prendió este lunes la traca final para despedirse de las fiestas en honor de Santa Ana. Las vaquillas volvieron a tener el protagonismo a lo largo del día, con dos encierros y otro más en el que pudieron participar los niños, aunque las verbenas (también para los más pequeños de la casa) fueron las encargadas de amenizar esta última noche festiva. Para poner el punto y final, no faltaron los fuegos artificiales y los uteberos se arrancaron a cantar un ‘Pobre de mí’ adaptado para la ocasión.

A mediodía la gente se arremolinó en la avenida de Zaragoza para asistir al primer encierro. Las doce reses de la ganadería Murillo recorrieron la calle levantando silbidos y gritos y asustando a más de uno que estuvo un poco lento para saltar las vallas, aunque no hubo que lamentar heridos y la mañana transcurrió tranquila.

Las coloridas casacas de las peñas alegraron el panorama y hubo no pocos vecinos que se asomaron a su portal para azuzar a las reses. Eso sí, bien parapetados detrás de los vallados y equipados incluso con sombrillas, ya que el sol brilló con fuerza en la última mañana de las fiestas.

Aunque las primeras vacas pasaron sin pena ni gloria, a partir de la quinta empezaron a aparecer valientes recortadores que levantaron los aplausos de sus vecinos, derrapando delante de los animales y esquivando los embistes. El primer encierro terminó a las 14.00, aunque a las 18.00 les tocó el turno a las vaquillas de la ganadería Hermanos Marcén, esta vez en las calles del casco viejo de Utebo.

"Este es el primer encierro al que bajo, no he tenido tiempo de venir a más", contó Jennifer Álvarez, vecina de la localidad. Yes que a pesar de las ganas de seguir la fiesta, el trabajo no perdona. "De todas formas, este año lo hemos pasado bien, como todos", explicó Jennifer.Fuegos artificiales y verbena

Después de las vaquillas y de la degustación de paella que compartieron los vecinos del municipio a la hora de la comida, la música empezó a ambientar Utebo mientras se acercaba la despedida de las fiestas de este año.

La agrupación musical Santa Ana se encargó de poner la primera nota con un concierto que tuvo lugar en el anfiteatro del centro cívico El Molino. A las 21.00 comenzó la verbena infantil en el parque que lleva el nombre de la patrona y a las 23.55 el cielo de Utebo se llenó de colores con la traca de final de fiestas. Con los niños ya durmiendo, les tocó a los mayores bailar un rato antes de acercarse a la plaza de Las Jaimas para entonar el ‘pobre de mí’ a las 00.30 y despedirse hasta el año que viene de los festejos en honor de Santa Ana.

El alcalde, Miguel Dalmau, se quedó con una valoración "positiva" de este año. "Todo el mundo ha disfrutado y el tiempo nos ha acompañado, así que estamos satisfechos", reseñó. "Ha habido multitud de actividades y mucha participación, ha venido mucha gente", celebró Dalmau.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión