Zaragoza
Suscríbete

Santisteve descarta dar marcha atrás con el Príncipe Felipe pese al aluvión de críticas

El alcalde desoye las protestasde dos tercios de la Corporación y niega que sea un gesto contra la monarquía.

Vista del rótulo principal del pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza
Santisteve descarta dar marcha atrás con el Príncipe Felipe pese al aluvión de críticas
Oliver Duch

Pese a la polémica generada y el rechazo de la mayoría de la Corporación, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, no se plantea dar marcha atrás y corregir la decisión de su gobierno de modificar el nombre del pabellón Príncipe Felipe por el de José Luis Abós. Considera que "es un tema que se ha sacado de quicio" y que el único objetivo de Zaragoza en Común (ZEC) es hacer un "reconocimiento" al que fuera entrenador del CAI Zaragoza, fallecido en octubre de 2014.

"Es dar cumplimiento al deseo del básquet", explicó este sábado Santisteve, que desvinculó esta decisión de los gestos antimonárquicos que se están produciendo en varios ayuntamientos españoles en sintonía con la decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de retirar el busto del rey Juan Carlos I del salón de plenos.

Así reaccionó el regidor a la controversia suscitada por el cambio de nombre, a la que quiso restar importancia. Sus declaraciones llegaban justo después de que los grupos de PSOE, PP y Ciudadanos (C’s) criticaran duramente el viernes la posición del gobierno municipal, que adoptó el cambio de nombre de forma unilateral y sin recabar apoyos de nadie. Se calificó la decisión de "alcaldada", de una «burla» a la junta de portavoces y de «mimetismo» con la actitud de Colau.

Solo CHA mostró su respaldo a la propuesta, dado que el cambio de nombre es una reivindicación de los nacionalistas que ya fue rechazada la pasada corporación. Los populares anunciaron la presentación de una moción de urgencia en el pleno de mañana para instar al gobierno a que siga llamando Príncipe Felipe al pabellón. Salvo sopresas de última hora, PP, PSOE y Ciudadanos votarán a favor de la propuesta, evidenciando que el gobierno está en minoría en su iniciativa de cambiar el nombre. PP, PSOE y C’s suman 20 ediles mientras que ZEC y CHA solo tienen el apoyo de 11 concejales.

El alcalde mostró su sorpresa por la polémica. "Nos hemos limitado a hacer caso a un clamor de la afición y el CAI", afirmó. Y subrayó que lo único que ha hecho el gobierno de ZEC es ejercer "su competencia". Aunque insistió en que "en principio" no se ha valorado la posibilidad de rectificar, Santisteve también señaló que habrá que escuchar "las opiniones que se recojan".

Afirmó que esta cuestión se debe abordar con "normalidad" y recordó que habrá decisiones, como ha ocurrido en este caso, que se tomarán "en solitario", mientras que en otros expedientes deberá haber "consenso". En caso contrario, consideró que se paralizaría la acción del gobierno. "En los temas importantes llegaremos a consensos", aseguró Santisteve, dejando claro que la retirada del nombre del Príncipe Felipe «es una cuestión menor».

Negó que el gobierno municipal se esté planteando retirar las denominaciones vinculadas a la monarquía que existen en la ciudad. En cualquier caso, rechazó que se trate de una "alcaldada", como ha sostenido el PP. "No entra en mi forma de ser ni de actuar, no hay aquí actitudes de soberbia o prepotencia", declaró.

El concejal de Deportes, Pablo Híjar, uno de los promotores del cambio de denominación, consideró que las críticas a la decisión "entran dentro del juego". Pero señaló que "es irresponsable vincular el tema al debate entre monarquía y república, no tiene nada que ver con eso".

Al igual que Santisteve, declaró que la coincidencia de fechas entre el cambio de nombre del Príncipe Felipe y los gestos antimonárquicos de Colau es "una casualidad". "Llevábamos trabajando 15 días en esto", afirmó Híjar, que señaló que se habían mantenido contactos tanto con la familia de José Luis Abós, que apoya la decisión, como con los aficionados que han estado promoviendo el cambio de nombre y que han logrado reunir 15.000 firmas. Además, recordó, este asunto se recogió en el programa electoral de ZEC.

"Por nuestra parte, no vamos a dar marcha atrás. No vemos ningún argumento de peso para hacerlo", dijo Híjar. Eso sí, indicó que hay un periodo de alegaciones y habrá que estudiarlas. También anunció que su grupo rechazará la moción del PP. Híjar descartó llevar la iniciativa al pleno para buscar un apoyo mayoritario.

"La gestión del gobierno se tiene que llevar a cabo, lo hacemos donde tenemos competencia. Tenemos que cumplir nuestro programa", aseguró Híjar, que consideró que la polémica "es interesada". "La única manera de sacar adelante la propuesta era a través de una decisión de gobierno. Me hubiera gustado ir al pleno, pero nos exponíamos a dejar eternamente sin efecto la posibilidad de cambiar el nombre. El pleno es soberano para posicionarse en un sentido y el gobierno para tomar la decisión en otro", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión