Zaragoza

Gastronomía

La plaza de Utebo se llena para iniciar la fiesta

El municipio zaragozano dio el pistoletazo de salida a cuatro días festivos con sangría y rosquillas.

Los hombres de la peña El Cohete prepararon la sangría, que se repartió con rosquillas.
Los hombres de la peña El Cohete prepararon la sangría, que se repartió con rosquillas.
Oliver Duch

Los vecinos de Utebo ya se acercaban a la plaza de España, en la parte vieja del pueblo, a las 18.00. La cita estaba fijada media hora más tarde, pero el ambiente festivo, los colores distintivos de las peñas y la música inundaban el lugar antes de la hora. Todas las miradas se dirigían al balcón del centro cultural Mariano Mesonada mientras el minutero del reloj de la iglesia se acercaba a las 18.30.

Dentro del edificio, los nervios estaban a flor de piel. Carlos Calahorra, el pregonero de este año, se preparaba para salir y dar el discurso con el que inaugurar las fiestas de Utebo en honor de Santa Ana este año. Se asomó al balcón acompañado del alcalde, Miguel Dalmau, quien se encargó de caldear el ambiente al grito de: "¡Viva Santa Ana!".

El pregonero fue recibido con vítores de sus vecinos, quienes incluso corearon su nombre en varias ocasiones. En su discurso rememoró momento de su juventud por las calles de Utebo. "Hablando de esos recuerdos me he emocionado un poco", confesó después de lanzar el chupinazo, recibir la placa conmemorativa del momento y de que le colocaran al cuello el pañuelo azul de las fiestas.

"Cuando he tenido que he salir al balcón se me han ido los nervios -explicó Carlos-, ha sido fabuloso que me eligieran como pregonero".

Carlos pasará estas fiestas "como todas", en la peña La Bicicleta, de la que es socio y con "la familia y los amigos", a los que hizo alusión en su discurso de inicio de fiestas y a los que agradeció su apoyo.Reparto de rosquillas y sangría

Después del chupinazo, empezaron a desfilar los vasos de sangría y las carrozas y comparsas que se presentaron al concurso. La peña El Cohete se encarga desde años de endulzar la primera tarde festiva con rosquillas -y para pasarlas, sangría casera-. "Los hombres nos encargamos de la bebida y las mujeres de la asociación Los Espejos hacen los dulces", señaló Ernesto Del Río, socio de esta peña. "Es una tradición ya, se hace desde siempre", contó el peñista, quien apuntó que normalmente preparan unos 400 litros de sangría.

Y con las rosquillas en la mano, la plaza abarrotada veía pasar a toda la comitiva de Star Wars, de Toy Story y una veintena más de personajes de película, a los que dieron vida los vecinos de Utebo.

Según el concejal de Festejos, Diego Melero -que acababa de coger el testigo en el cargo-, al concurso de este año se presentaron 13 comparsas y 8 carrozas. En la categoría de carrozas, los ganadores fueron los miembros de la peña El Conejo y, en comparsa, los de la peña Kiliakay.

Para rematar el desfile, un pasacalles del teatro La Cosa recorrió las calles del municipio desde la plaza de la Constitución, a las 21.00. Y para terminar la jornada -y empezar la fiesta por la noche-, los vecinos de Utebo disfrutaron desde la medianoche de una discomóvil, en el parque de Santa Ana.

El alcalde señaló ayer que este año las fiestas volverán a ser "en la calle".

"Con charangas, las vaquillas y la colaboración de las peñas queremos que sean unas fiestas muy participativas, que se hagan en la calle y en espacios públicos, que sean de todos los uteberos y uteberas", explicó Dalmau. Además, afirmó que los vecinos de Utebo participan y se vuelcan todos los años en los festejos. "La gente responde muy bien", sentenció.

Para los próximos días, los encierros por las calles del pueblo tendrán un gran protagonismo. Asimismo, las ferias y las carpas están instaladas al inicio del camino de la Estación, esperando la visita de miles de personas.

Etiquetas
Comentarios