Despliega el menú
Zaragoza

Una aventura nocturna por la ribera del Ebro

Una asociación organiza expediciones para recuperar el vínculo con la tierra.

Veladas nocturna de fantasía
Veladas nocturna de fantasía
Trarutan Arte Naturaleza Aventura

Recuperar el vínculo emocional con la tierra, fundir el arte y la naturaleza con la magia de la noche y descubrir un paraje natural de la ribera alta del Ebro son los ingredientes de las veladas nocturnas 'La fantasía de la ribera' que organiza la asociación Trarutan los viernes y sábados del mes de julio y agosto.

El escenario artístico de estas rutas, que tienen una duración de dos horas, se ubica en el municipio zaragozano de Torres de Berrellén, en una chopera que sigue el curso natural del río Ebro y donde la naturaleza arquitectónica del paisaje se utiliza como hilo conductor para contar historias. Estos relatos tratan de educar a los ciudadanos de la importancia de la naturaleza, de cuidar el entorno y de respetar el arte que por sí solo se crea en los bosques. 

"Nuestros proyectos, además de artísticos y naturales son turísticos. Hemos observado que el ser humano ha perdido el vínculo con la naturaleza de nuestro entorno y con estas rutas queremos rescatar ese lazo", explica Estrella Hernández, que gestiona los proyectos artísticos de Trarutan. 

La asociación organiza dos pases con 25 personas cada uno los viernes y los sábados. La primera expedición comienza a las 22.00 y la segunda a las 22.30. El punto de encuentro es la plaza del Puente Alto en Torres de Berrellén y el precio de entrada es de 10 euros. "Es muy importante la puntualidad y llevar calzado y ropa cómoda", indica Hernández. 

"La magia de la noche hace que estas rutas sean una experiencia única", apunta Hernández: "Estas expediciones son especiales. Adentramos a la gente en un paraje natural y a través de un recorrido encuentra piezas y esculturas que se han elaborado con los elementos que ofrece la naturaleza", señala. Entre ellas, destaca la enorme escultura de sal de las minas de Rodemolinos, el árbol humano y los guardianes de los árboles. Pero, el factor sorpresa también está: "Descubrimos rincones del propio bosque abriendo con unas tijeras un pasillo natural que nos guía a un árbol centenario, de los que tienen cara y ojos", dice Hernández, quien apunta que en Trarutan "tenemos olfato a base de aventurarnos en los bosques". 

La danza y la música, parte del recorrido

El director artístico de estas veladas nocturnas es el creador zaragozano Nacho Arantegui. "Es un genio. Dialoga con los espacios naturales para dar con obras sensacionales que emocionan al público", sentencia Hernández. Además, no solo de esculturas se nutre la expedición. La música, la danza y el teatro forman parte del recorrido. "Trabajamos con un equipo de artistas que apelan a la sensibilidad y a la emoción transformadora: uno sabe en qué estado de ánimo comienza la velada, pero nunca cómo termina", asegura Hernández. 

"Queremos cambiar el concepto de visitar solo museos y centros comerciales. La idea es acercar la naturaleza a los ciudadanos, más a los aragoneses porque es muy importante que conozcan los encantos del territorio de origen", señala Hernández, quien apunta el valor turístico de este proyecto que cuenta con  el apoyo de ADRAE, el Gobierno de Aragón y la oficina de turismo de la ciudad de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios