Zaragoza

La pugna por el Ayuntamiento de Zaragoza tendría que decidirse mediante acuerdos

El PP sería el más votado, pero lograría menos ediles y necesitaría a Ciudadanos.

Los socialistas tendría serios problemas para conservar la alcaldía de Zaragoza aunque la izquierda en su conjunto pudiera sumar mayoría absoluta, salvo que el PSOE, que podría perder de 2 a 3 ediles, lograra recuperar la fidelidad de parte de su electorado y movilizara a indecisos que le apoyaron hace cuatro años para tener mejores resultados que Zaragoza en Común (7-8 concejales), su competidor directo.

El escenario político en la capital aragonesa está prácticamente igual que el que dejaron las urnas en los comicios de 2011, pero hay nuevos actores y puede haber cambio de protagonistas. La entrada en juego de Zaragoza en Común y Ciudadanos amplía las opciones y las posibilidades por ambos lados. Según los datos de la encuesta de intención de voto, realizada por A+M para HERALDO, habría un empate técnico entre el bloque de la izquierda (PSOE, Zaragoza en Común, CHA) y el del centroderecha (PP y Ciudadanos).

Los populares volverían a ganar las municipales en la ciudad de Zaragoza, pese a sufrir un severo desgaste (perdería un 15,2%) que tiene sus principales causas en cuestiones de ámbito nacional: el recorte de las políticas sociales, el paro y los casos de corrupción como el que afecta al exvicepresidente de Aznar y exdirector gerente del FMI, Rodrigo Rato. Un dato que tiene especial incidencia en esta encuesta realizada precisamente durante los dos días de mayor relevancia informativa y social del citado escándalo.

La pérdida de ediles del PP (entre cuatro y seis) podría estar compensada por la entrada en el Consistorio zaragozano de Ciudadanos, lo que equilibraría la situación y daría opciones a los populares -más que hace cuatro años que no tuvieron posibilidad de alianzas- de intentar un pacto para recuperar la alcaldía que perdieron en 2003, contando con que entre ambas formaciones sumaran 16 concejales.

El crecimiento del partido de Albert Rivera en las dos últimas semanas en la ciudad de Zaragoza, como en casi todo el panorama institucional aragonés y estatal, está relacionado con la fugas de votantes que sufre el PP por los acontecimientos en la política nacional. Aunque los datos del sondeo también apuntan a que Ciudadanos podría recoger un 8,3% de votos del PAR -que se quedaría a más de un punto para conseguir un concejal-, y de electores (15,8%) que optaron en 2011 por el voto en blanco.

Por su parte, el PSOE, Zaragoza en Común y CHA también tendrían que sumar 16 concejales para que la alcaldía de la capital aragonesa estuviera ocupada por un candidato de la izquierda. La diferencia es que mientras que el PP seguiría siendo muy hegemónico en su ámbito, los socialistas se disputarían el liderazgo con Zaragoza en Común, la formación impulsada por IU, entre otros, y apoyada con matices por Podemos.

Eso sin contar cómo podría afectar a cada partido una posible negociación sobre el conjunto de las instituciones aragonesas, que tendría efectos directos en la composición municipal en el caso de que fuera posible compatibilizar y conciliar los intereses de PSOE, IU, Zaragoza en Común, Podemos y CHA.

El sondeo de intención de voto confirmaría la pérdida de apoyos de los dos grandes partidos en la capital aragonesa en relación a los resultados obtenidos desde 1983. Habría una ruptura evidente de la fortaleza del bipartidismo, dado que la suma del porcentaje de votos entre PP y PSOE podrían quedar por debajo del 50%. No pasaría lo mismo en lo que se refiere al reparto de la representación municipal. Entre los dos partidos podrían obtener el 61% de los concejales (hasta 19 de los 31 que componen el Consistorio). Eso sí, en las elecciones de 2011, la suma de porcentaje de votos de los dos fue del 68,7% y de ediles, el 80,64%.

Asimismo, los resultados de la encuesta también confirman que CHA perdería apenas un 1,5% de sus votantes, pese a la competencia directa a su electorado que le hace Zaragoza en Común. Y aunque tendría dificultades, su representación (si llega a dos concejales) sería decisiva para inclinar la balanza a favor del bloque de izquierdas frente a un supuesto agrupamiento de PP y Ciudadanos. Sería una de las claves principales para formar opciones de gobierno en el Ayuntamiento.

La encuesta indica que la pugna entre el PSOE y Zaragoza en Común por ser el partido más votado de la izquierda no se va a dilucidar hasta el mismo 24 de mayo. La razón es que los socialistas aún tienen margen para recuperar parte de su electorado, mientras que Zaragoza en Común ya habría movilizado todos sus apoyos en la ciudad.

Por último, a tenor de los datos, UPyD apenas superaría el 1%, lo que confirmaría la anunciada debacle del partido de Rosa Díez.

Etiquetas