Despliega el menú
Zaragoza

Pedro Sánchez exige a Rajoy que "pise el barro"

En su visita, el secretario general del PSOE ha acusado de "descoordinación" al Gobierno.

Sánchez critica a Rajoy en Pradilla de Ebro

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha exigido hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que salga de Moncloa y "pise el barro" antes de que se apruebe el real decreto ley con medidas de emergencia para atender los daños causados por la avenida extraordinaria del Ebro.

"¿Qué coño tiene que pasar en este país para que Rajoy salga de la Moncloa y esté con estos vecinos?", se ha preguntado Sánchez, quien hoy ha visitado Pradilla de Ebro, una de las poblaciones zaragozanas afectadas por esta avenida.

El secretario general del PSOE, quien se ha mostrado absolutamente indignado por la "descoordinación", "desgobierno" e "irresponsabilidad" ante esta crecida, y cuyos efectos ha conocido en directo, ha instado a Rajoy a ver las afecciones que esta catástrofe natural ha provocado en el Ebro.

Sánchez ha insistido en que antes del próximo viernes, cuando el Consejo de Ministros apruebe el real decreto ley que implementará las ayudas para los afectados, Rajoy debería visitar el Ebro "para ver las consecuencias de su ineptitud".

El secretario general del PSOE ha lamentado que Rajoy "no gobierna, sino que desgobierna; no coordina, sino que descoordina, y no responde a los problemas de los vecinos ni atiende las demandas de los damnificados".

"Está de espaldas a los problemas de la gente", ha recalcado Sánchez, quien ha departido con muchos vecinos, agricultores y ganaderos en la misma orilla del río, a escasos metros del casco urbano, protegido por una mota que levantaron los propios habitantes de Pradilla de madrugada.

Para el líder socialista, el impacto de la avenida podría haberse "minorado" con una limpieza adecuada del cauce, con la puesta en marcha del Plan del Ebro y con una política de prevención, algo que a su juicio no ha sucedido, y por eso ha manifestado que España necesita un Gobierno "que no se esconda en la Moncloa" y un presidente "que asuma su responsabilidad ante los vecinos que han tenido que abandonar sus casas".

No es suficiente, para Sánchez, que la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, haya visitado hoy las poblaciones afectadas ha considerado una "vergüenza" sus declaraciones, con las que ha achacado la responsabilidad de lo ocurrido al gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero por no haber acometido, ha dicho la ministra, las obras del Pacto del Agua.

Por contra, Sánchez ha cargado la responsabilidad de los efectos de lo ocurrido, por errores de predicción y falta de atención, tanto en los actuales gobiernos de España y de Aragón y en la Confederación Hidrográfica de Ebro.

Además, ha recordado que los afectados por la riada de 2013 "aún están esperando" las ayudas comprometidas entonces.

Y ha vaticinado que esta avenida extraordinaria, que ha anegado miles de hectáreas a lo largo de todo el cauce, que ha provocado el desalojo de varios municipios y destrozado infraestructuras y puentes a su paso, "desgraciadamente, no será la última".

Pedro Sánchez ha asegurado que los socialistas sienten lo que ha ocurrido a orillas del Ebro como "una catástrofe" y un "problema de todo el Estado", y ha asegurado que aunque "desgraciadamente" los vecinos "no tienen la solidaridad del Gobierno", sí que cuentan con la del resto del país.

Finalmente, ha rehusado contestar a quienes, desde el Levante español, vuelven a reclamar el trasvase del Ebro aduciendo las crecidas y asegurando que ésta es un agua que se pierde en el mar y se ha limitado a insistir en la necesidad de acometer medidas "a corto plazo" para evitar estos episodios.

Sánchez ha estado acompañado por el líder de los socialistas aragoneses, Javier Lambán, quien ha agradecido a su secretario federal la visita con la que ha quedado constatado, ha asegurado, que el PSOE va a hacer política "de otra forma" y va a "abrir una nueva etapa".

"Sin subirse a ningún helicóptero, Sánchez se ha acercado a los problemas y se ha reunido con los alcaldes, y ha estado a pie de calle para ponerse a disposición de los damnificados", ha enfatizado. También ha asegurado que una vez que el agua se retire y se puedan evaluar los daños, el Gobierno de Aragón "va a tener que dar muchas explicaciones y asumir muchas responsabilidades".

Etiquetas